Salicilatos Como Tratamiento De La Artritis

Cuando se trata de tratar el dolor de la artritis, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son el estándar de oro. Las tres categorías de AINE incluyen salicilatos, AINE tradicionales e inhibidores de la COX-2. Los salicilatos se dividen en dos grupos: acetilados y no acetilados. (La aspirina, conocida químicamente como ácido acetilsalicílico, está en la categoría anterior). El AINE que funciona para usted depende de varios factores. Los salicilatos han sido reemplazados en gran medida por otros AINE para tratar el dolor de la artritis, pero aún así pueden ser la mejor opción para algunos pacientes, según sus problemas de salud específicos y su perfil general de salud.

Tipos de AINE

Los AINE funcionan al bloquear la producción de prostaglandina en su cuerpo, una sustancia que causa inflamación. La aspirina es el único salicilato acetilado usado para tratar el dolor de artritis. Los ejemplos de salicilatos no acetilados utilizados en el tratamiento de la artritis incluyen:

  • Disalcid (salsalate) – prescripción
  • Dolobid (salicilato de sodio): receta
  • Trilisato (trisalicilato de colina y magnesio): con receta
  • Píldoras Doans (salicilato de magnesio): de venta libre

Los salicilatos también están presentes en varios alimentos, incluyendo frutas, verduras, miel y nueces, así como en conservantes de alimentos, enjuagues bucales y pasta de dientes.

Los AINE tradicionales, disponibles en OTC y fortalezas de prescripción, incluyen:

  • Ibuprofeno
  • Naproxeno sódico

Los inhibidores de la COX-2 incluyen Celebrex (celecoxib).

La aspirina frente a otros AINE

Tanto la aspirina como los salicilatos no acetilados se usan para tratar el dolor de artritis . Sin embargo, difieren en cómo pueden afectar los sistemas cardiovascular y gastrointestinal. La aspirina alivia temporalmente el dolor de la artritis, por ejemplo, pero también se sabe que tiene efectos cardioprotectores, lo que la hace única entre los salicilatos y una buena opción para los pacientes con riesgo de enfermedad cardíaca. La aspirina evita que la sangre se coagule en los vasos que conducen al corazón y al cerebro, lo que reduce el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Los salicilatos no acetilados, junto con los otros AINE y los inhibidores de la COX-2, pueden aumentar potencialmente su riesgo de enfermedad cardíaca.

Por otro lado, los efectos anticoagulantes de la aspirina pueden hacerte más propenso a las úlceras y al sangrado gastrointestinal; también deben detenerse si se realiza una cirugía para limitar el sangrado excesivo.

A diferencia de la aspirina, que inhibe la agregación plaquetaria (coagulación) y, en consecuencia, aumenta el riesgo de sangrado, los compuestos no acetilados tienen un efecto mucho menor sobre las plaquetas. Como resultado, es menos probable que causen sangrado o úlceras sangrantes a las dosis necesarias para disminuir la inflamación y el dolor de la artritis.

Contraindicaciones

Si bien es apropiado para muchos, el uso de salicilatos no se recomienda para personas con:

  • Asma
  • Insuficiencia hepática
  • Deficiencia de vitamina K
  • Trastornos de la coagulación
  • Anemia severa
  • La enfermedad de úlcera péptica
  • Gota
  • Una alergia conocida a los salicilatos.

Además, las personas que toman un anticoagulante, como Coumadin (warfarina), no deben tomar ciertos salicilatos, y los niños menores de 16 años con una infección viral no deben tomar aspirina debido al riesgo del síndrome de Reye. Finalmente, las personas mayores, en general, tienen más probabilidades de tener una respuesta tóxica a los salicilatos que otras poblaciones.

Efectos secundarios

Al igual que con todos los medicamentos, los salicilatos pueden causar efectos secundarios. Llame a su médico de inmediato si ocurre algo de lo siguiente:

  • Dolor de estomago severo
  • Vómitos con sangre
  • Heces con sangre o negras, alquitranadas.
  • Orina sangrienta o turbia
  • Moretones o sangrado inexplicables
  • Sibilancias o problemas respiratorios
  • Hinchazón en la cara o alrededor de los ojos.
  • Salpullido severo o rojo, picazón en la piel
  • Zumbidos en los oídos o pérdida de audición

Sensibilidad y toxicidad

El consumo de cantidades excesivas de salicilatos puede provocar una reacción tóxica en cualquier persona, pero algunas personas tienen una sensibilidad al compuesto que puede causar efectos secundarios cuando se consume incluso una pequeña cantidad. Estas personas tienen una capacidad disminuida para metabolizarlos y excretarlos adecuadamente de sus cuerpos. Los síntomas de la sensibilidad al salicilato incluyen:

  • Síntomas similares al asma, como dificultad para respirar y sibilancias
  • Dolores de cabeza
  • Congestión nasal
  • Cambios en el color de la piel.
  • Prurito, erupción cutánea o urticaria
  • Hinchazón de manos, pies y cara.
  • Dolor de estómago

Si se consume en grandes dosis, más de lo que se prescribe para un efecto terapéutico, los salicilatos pueden ser tóxicos. Sin embargo, la dosis requerida para producir una reacción tóxica varía de persona a persona y es más probable que ocurra en personas con sensibilidad. Los síntomas de una reacción tóxica incluyen:

  • Agitación, fiebre, convulsiones, confusión, coma.
  • Presión arterial baja
  • Ritmo cárdiaco elevado
  • Respiración rápida
  • Sibilancias
  • Náuseas y vómitos
  • Sangría
  • Alucinaciones
  • Somnolencia
Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.