¿Quién está en mayor riesgo de transmitir el VIH?

Caso por caso, los clínicos a menudo pueden evaluar quiénes tienen mayor riesgo de transmitir el VIH en función de factores tales como la carga viral de la persona , las conductas de riesgo , el uso de drogas ilícitas, etc. Al abordar activamente estos factores, el riesgo Al individuo se le puede minimizar significativamente.

Desde una perspectiva basada en la población, los investigadores son cada vez más capaces de hacer lo mismo al cuantificar el riesgo de transmisión en base a datos epidemiológicos del mundo real. Lo que descubrieron es que un solo factor, más que cualquier otra cosa, está asociado con un menor riesgo de transmisión : estar y permanecer en la atención médica.

De hecho, incluso sin la terapia antirretroviral (TAR) , ver regularmente a un médico más de la mitad el riesgo de transmitir el VIH en comparación con una persona diagnosticada.

Table of Contents

Riesgo de transmisión del VIH por etapa de atención

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta realizaron recientemente un modelo matemático utilizando datos del Sistema Nacional de Vigilancia del VIH y su Proyecto de Monitoreo Médico (MMP).

El objetivo del estudio fue determinar las tasas de transmisión según el lugar en el que se encontraba una persona en el llamado Continuo de atención del VIH (es decir, si se realizó la prueba, la atención, el tratamiento, etc.) y los diversos factores de riesgo que pueden colocar a esa persona en Mayor o menor riesgo de transmisión.

Se estima que alrededor de 1,150,000 personas con VIH viven en los Estados Unidos hoy en día. De ellos, aproximadamente:

  • El 82 por ciento son diagnosticados
  • El 37 por ciento está vinculado y retenido en la atención.
  • 33 por ciento están en TAR
  • El 25 por ciento se suprime de forma viral con una carga viral indetectable

Al hacer referencia a estas estadísticas con datos de vigilancia de la transmisión y muestreos aleatorios del MMP, los investigadores de los CDC pudieron establecer que la tasa de transmisión general en los EE. UU. Es de 3.9 transmisiones por cada 100 individuos por año (100PY).

Al desglosar esa cifra por etapa de atención, los investigadores pudieron concluir que:

  • Las personas no diagnosticadas para el VIH tuvieron una tasa de transmisión de 6.6 infecciones por 100 PY (casi el doble del promedio general).
  • Las personas que fueron diagnosticadas, que simplemente sabían su estado, independientemente de la TAR, transmitieron 5.3 infecciones por 100PY.
  • Las personas diagnosticadas y retenidas en la atención transmitieron 2.6 infecciones por 100PY.
  • Las personas a las que se les recetó TAR y que no se suprimieron completamente transmitieron 1.8 infecciones por 100PY.
  • Las personas a las que se les recetó TAR y que fueron suprimidas por virus transmitieron solo 0.4 infecciones por 100PY.

Desde un punto de vista demográfico, la mayoría de las transmisiones (58 por ciento) se observaron en hombres que tuvieron sexo con hombres (HSH). Y mientras que los adultos de 35 a 44 años representaron el 34 por ciento de todas las transmisiones, la tasa más alta de transmisión (6.2 infecciones por 100 PY) ocurrió entre los adultos de 25 a 34 años .

¿Entonces qué nos dice esto?

Desde una perspectiva del mundo real, estas cifras confirman que es probable que los pacientes con cargas virales sostenibles e indetectables tengan una reducción del 94 por ciento en la probabilidad de transmisión en comparación con aquellos que no están diagnosticados. [La colocación de la pareja no infectada en la profilaxis previa a la exposición al VIH (PrEP)puede reducir aún más ese riesgo.]

Por otro lado, las cifras también sugieren que, si bien los pacientes no diagnosticados representan el 18 por ciento de la población total de VIH en los EE. UU., Representan más del 30 por ciento de todas las infecciones. Peor aún, las personas que son plenamente conscientes de su estado pero que aún no están vinculadas a la atención, dan cuenta de tres de cada cinco nuevas infecciones .

El modelo MMP respalda aún más estas estadísticas al concluir que el 62 por ciento de las personas que no se diagnostican regularmente practican el sexo sin condón . Por el contrario, solo el 16 por ciento de las personas que recibieron TARV reportaron tener relaciones sexuales sin condón, mientras que incluso menos (10.5 por ciento) evitaron los condones si eran totalmente indetectables.

De manera similar, los pacientes que recibieron atención y los que recibían tratamiento antirretroviral informaron tener dos y tres parejas sexuales en el año anterior, respectivamente, en comparación con aquellos que no fueron diagnosticados o fueron diagnosticados sin atención (8 a 8.8 parejas). Los mismos resultados se observaron en los pacientes que se inyectaron medicamentos, con solo el 0,9 por ciento de los que recibieron tratamiento antirretroviral y tomaron antemano el uso de drogas inyectables en comparación con el 6,3 por ciento que no se diagnosticaron.

En última instancia, el mensaje para llevar a casa es simple: estar y permanecer en la atención médica representa la mayor reducción del riesgo de VIH en general, más que reducir a la mitad la probabilidad de transmisión mientras se toma la terapia contra el VIH , independientemente de la carga viral o el tipo de régimen , reduce el riesgo 30 por ciento.

De hecho, el hecho de hacerse la prueba del VIH puede reducir el riesgo de transmisión de una persona en un 19 por ciento, lo que sugiere que la conciencia por sí sola puede, en cierta medida, alterar las conductas de riesgo de una persona. Sin duda, es un buen lugar para comenzar.

Para encontrar un sitio de prueba de VIH o acceder a los servicios de atención de VIH más cercanos a usted, visite el sitio de localización de AIDSVu operado por la Escuela de Salud Pública Rollins en la Universidad de Emory, o comuníquese con la línea directa de VIH / SIDA en su área, muchas de las cuales están disponibles las 24 horas. día.