Síndrome de QT largo: Recomendaciones de ejercicio

El síndrome de QT largo congénito (LQTS, por sus siglas en  inglés ) es un trastorno hereditario que afecta el sistema eléctrico del corazón. Es una de las condiciones asociadas con la muerte súbita en atletas jóvenes. Las arritmias peligrosas para la vida que se observan con el LQTS tienen más probabilidades de ocurrir durante el ejercicio, por lo que en muchas personas con esta afección, el esfuerzo debe ser limitado. 

Sin embargo, hay varios tipos de LQTS y el riesgo de participar en el ejercicio varía entre los diferentes tipos y entre los diferentes individuos. Así que las recomendaciones de ejercicio con LQTS tienen que ser individualizadas.

Si tiene LQTS congénitos, es importante que usted y su médico determinen qué tipos de ejercicio están permitidos para usted y cuáles deben evitarse. 

¿Qué es el síndrome de QT largo?

El LQTS congénito es una anomalía genética que retrasa la “recarga” de las células cardíacas después de que el sistema eléctrico del corazón las “haya disparado”. Este retraso se manifiesta por un intervalo QT prolongado   en el  ECG . La anomalía eléctrica asociada con el LQTS puede producir arritmias cardíacas (una forma de  taquicardia ventricular  llamada torsades de pointes) que puede provocar un  síncope  (pérdida de conciencia) o muerte súbita.

En muchas personas que nacen con LQTS, el riesgo de desarrollar estas arritmias peligrosas aumenta durante el ejercicio.

En general, una persona con LQTS no presenta ningún síntoma hasta que presenta episodios repentinos de taquicardia ventricular (de nuevo, generalmente durante el esfuerzo). Cuando se produce esta arritmia, los síntomas pueden variar desde unos pocos segundos de mareos intensos hasta la pérdida repentina del conocimiento, e incluso la muerte por paro cardíaco. El diagnóstico se realiza mediante el examen del ECG, que muestra un intervalo QT prolongado.

Si bien el LQTS es un trastorno hereditario, existen muchas variantes (que corresponden a varios genes diferentes que pueden estar involucrados). Mientras que algunas variantes tienen un alto riesgo de muerte súbita, otras son mucho menos peligrosas.

A menudo, aquellos que corren el mayor riesgo tendrán un fuerte historial familiar de personas que han experimentado síncope o muerte súbita, con mayor frecuencia durante el ejercicio. Cualquier persona que tenga un historial familiar debe ser evaluado para un posible LQTS.

El LQTS a menudo se trata con  bloqueadores beta y al evitar los medicamentos que causan una mayor prolongación del intervalo QT. Si se considera que el riesgo de muerte súbita es alto,  se puede requerir un  desfibrilador implantable .

Además, cualquier persona con LQTS debe recibir recomendaciones específicas con respecto al ejercicio: qué tipos evitar y qué tipos pueden disfrutar sin exponerse a riesgos irrazonables.

¿Cuáles son las recomendaciones generales de ejercicio para los atletas jóvenes con LQTS?

Las personas con LQTS deben evitar las actividades de alta intensidad y limitarse a los deportes de baja intensidad, si alguna de las siguientes situaciones se aplica a ellos:

  1. Tienen un historial de pérdida de la conciencia (síncope) o han sido resucitados por  un paro cardíaco .
  2. Sus intervalos QT son muy prolongados (es decir, una medida llamada “intervalo QT corregido – QTc – se prolonga a al menos 470 ms en hombres o 480 ms en mujeres). Esta es una medida que realiza su médico al examinar su ECG.

Incluso sin ninguno de estos marcadores de riesgo importantes, cualquier persona con LQTS debe hablar con su médico sobre recomendaciones específicas sobre su actividad. 

En general, una persona con LQTS que no está en una categoría de alto riesgo puede participar de forma segura en ejercicios de baja intensidad, como bolos o golf, y ejercicios de intensidad moderada, como tenis, ciclismo y patinaje. 

En algunos casos, las personas con LQTS pueden clasificarse en variantes o subgrupos específicos, y diferentes recomendaciones de actividad pueden ser óptimas para algunas de estas variantes. Por ejemplo, las personas con LQTS tipo 3 parecen tener un riesgo algo menor durante el ejercicio que aquellas con otros tipos; Las personas con LQTS tipo 1 pueden correr un riesgo particular al nadar o bucear. 

Por lo tanto, los atletas serios pueden querer considerar tener subtipos genéticos, para permitir que sus recomendaciones de ejercicio se adapten a su variante genética particular.

En noviembre de 2015, la American Heart Association y el American College of Cardiology actualizaron formalmente las recomendaciones de ejercicios para atletas competitivos con LQTS. El objetivo de estas recomendaciones fue liberalizar las recomendaciones de ejercicios tanto como sea posible, mientras se mantiene un nivel razonable de seguridad, para los atletas con LQTS que desean participar en deportes competitivos.

Los expertos ahora recomiendan que, si los atletas jóvenes con LQTS no tienen síntomas (específicamente, no han tenido episodios de mareo o síncope asociado con el ejercicio), pueden participar en deportes competitivos SI:

  • Ellos, sus médicos y sus padres o tutores (si son menores de edad) entienden los riesgos potenciales relacionados con los deportes de competición, y están dispuestos y son capaces de tomar las precauciones adecuadas.
  • Evitan tomar cualquier medicamento que prolongue el intervalo QT.
  • Obtienen un desfibrilador externo automático personal (AED) como parte de su equipo deportivo personal de rutina.
  • Los oficiales del equipo están capacitados y preparados para tomar las medidas apropiadas en caso de que surja una emergencia, incluida la capacidad y la voluntad de usar el AED.

Estas recomendaciones han permitido a muchos atletas con LQTS disfrutar de deportes competitivos, siempre que ellos y sus entrenadores estén dispuestos a aceptar cierta responsabilidad personal por su participación segura.

Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.