Terapia física para el desgarro del tendón de Aquiles

Si ha tenido un desgarro en el tendón de Aquiles , entonces sabe lo dolorosa que puede ser la lesión. Una ruptura del tendón de Aquiles puede limitar su capacidad para caminar, correr, subir escaleras y participar plenamente en el trabajo normal y las actividades recreativas.

Puede beneficiarse de participar en terapia física si tiene un desgarro en el tendón de Aquiles. Su PT puede evaluar su condición y proporcionarle tratamientos y ejercicios para ayudarlo a recuperarse por completo. Entonces, ¿qué puede esperar de la terapia física para un desgarro del tendón de Aquiles?

Anatomía

Su tendón de Aquiles es el tendón grande que recorre la parte posterior de la parte inferior de la pierna. Surge de dos músculos en su pantorrilla llamados gastrocnemios y sóleos . Estos músculos se unen en el punto medio de la parte inferior de la pierna para formar el tendón de Aquiles. El tendón se adhiere a la parte posterior del hueso del talón.

Los músculos de la pantorrilla sirven para apuntar el tobillo y el pie lejos de usted. Cuando su pie está en el suelo, es su pantorrilla y el tendón de Aquiles los que lo ayudan a levantarse sobre los dedos de los pies. Como el músculo de la pantorrilla cruza la parte posterior de la articulación de la rodilla, también sirve como una “pareja de fuerza” con los isquiotibiales para ayudar a estabilizar la rodilla.

Cómo ocurren las lágrimas

Un desgarro del tendón de Aquiles generalmente ocurre como resultado de un traumatismo repentino en el pie y el tobillo. Si saltas y aterrizas repentinamente, te metes en un hoyo o corres y luego realizas arranques y paradas rápidos (como las maniobras de corte en los deportes), puedes romper el tendón.

Su tendón de Aquiles por lo general se rompe alrededor de seis centímetros hacia arriba desde su accesorio del hueso del talón. Hay una zona de circulación disminuida del tendón que hace que sea un poco más débil allí. Si rompe su Aquiles, normalmente escucha un chasquido en la parte inferior de su pierna y luego experimenta varios síntomas. Estos síntomas de un desgarro de Aquiles incluyen:

  • Dolor en la parte inferior de la pierna.
  • Hinchazón en la pierna y la pantorrilla.
  • Moretones o decoloración en la parte inferior de la pierna.
  • Dificultad para caminar o soportar peso en su pierna
  • Incapacidad para apuntar activamente los dedos de los pies y el tobillo

Si sospecha que tiene una ruptura del tendón de Aquiles, debe consultar a su médico de inmediato. Él o ella puede evaluar su condición y determinar la naturaleza de su lesión. El diagnóstico se realiza mediante examen clínico. Su descripción de su lesión y las pruebas clínicas pueden llevar a su médico a un diagnóstico de desgarro del tendón de Aquiles.

Thompson’s test also can be helpful. To perform this test, your doctor will have you lie on your stomach with your ankles and toes hanging freely off the edge of a bed. A gentle squeeze of your calf is applied. If no motion occurs at your ankle, an Achilles tear is suspected. An MRI is usually done to confirm the diagnosis.

Your doctor can make treatment recommendations depending on the severity of your Achilles tendon tear. There are three grades of tendon rupture. These are:

  • Grade I: Your tendon is slightly overstretched
  • Grade II: Your tendon is partially torn, but some fibers of the Achilles remain intact
  • Grade III: Your tendon is completely torn

Es posible que se le solicite que se inmovilice la parte inferior de su pierna con una bota para caminar o una bota removible inicialmente después de su lesión de Aquiles. Esto permite que el tendón empiece a sanar. Es posible que también deba caminar con muletas durante este tiempo.

Después de aproximadamente dos a cuatro semanas de inmovilización, su médico puede prescribirle una terapia física para ayudarlo a recuperar la función normal y la movilidad.

Terapia física

Su primera cita con un fisioterapeuta ambulatorio para el desgarro del tendón de Aquiles se llama evaluación inicial. Durante esta cita, su PT le hará preguntas sobre la naturaleza de su lesión, cómo afecta su lesión a su actividad normal y cómo se comportan y cambian sus síntomas. Su historial médico pasado también será revisado.

Su PT luego recopilará información sobre su condición mediante la realización de diversas pruebas y medidas. Las mediciones tomadas durante la evaluación inicial para la rotura del tendón de Aquiles pueden incluir:

Cuando su PT ha recopilado datos sobre su condición actual, él o ella pueden armar un plan de tratamiento integral. Esto puede incluir una variedad de tratamientos o modalidades y ejercicios.

Ejercicios especificos

Los ejercicios para un desgarro del tendón de Aquiles deben ser una de las principales cosas que usted hace para rehabilitar la lesión. Se pueden usar varios tipos de ejercicios en diferentes puntos del proceso de curación. Los ejercicios están diseñados para restablecer el rango normal de movimiento, fuerza y ​​función alrededor de su tobillo y pierna. Los ejercicios también pueden usarse para ayudarlo a volver a la actividad normal y para prevenir problemas futuros con su tendón de Aquiles.

Ejercicios de fase aguda

Durante la fase inicial o aguda de la curación después de un desgarro del tendón de Aquiles, sus ejercicios deberían centrarse en restablecer el rango de movimiento activo y pasivo normal en su tobillo. Los ejercicios pueden incluir:

At this early point in your rehab, motions should be slow and steady, and you may feel slight pain, ache, or pulling sensations in your Achilles and ankle as you exercise. Check in with your PT before starting exercise, and stop if you feel any worsening pain in your ankle.

Sub-acute Phase Exercises

After seven to ten days of healing, you can start performing sub-acute phase exercises for your Achilles tendon. These exercises are slightly more aggressive while still protecting your healing tendon. Exercises may include:

You can progress your strengthening exercises with more resistance using weights or resistance bands, and you may start using body weight exercises, like double-leg calf raises, to start to add a little more pressure to your healing Achilles tendon. Be sure to stop any exercise that causes lasting pain.

Chronic Phase Exercises

After three to four weeks of healing, your rehab progress will move into the chronic phase. This means you can start placing more and more stress on your healing tendon, and you can start thinking about incorporating injury prevention exercises into your routine. Exercises during the next four weeks should include:

The focus of these exercises is to help improve the loading tolerance of your Achilles tendon in a safe and progressive way. Your PT can be a guide so you know exactly how to progress with your rehab.

Modalities Used

Some physical therapists use physical modalities to augment a rehab program for Achilles tendon tears. These modalities may include:

  • Ultrasound. Ultrasound is a deep heating treatment that helps to improve circulation. Some PTs feel this can help improve tissue extensibility and healing.
  • Electrical stimulation. E-stim may be used to help control pain and improve muscular function.
  • Heat. Superficial heat may be applied to your Achilles tendon or calf to ease pain and spasm or to improve tissue extensibility prior to stretching.
  • Ice. Cold packs and ice are used to control inflammation and decrease pain.
  • Lesión de la columna vertebral y tracción articular de la faceta para su columna vertebral. Laser therapy has been purported to speed the inflammatory process and improve healing time.
  • Massage. Massage is used to improve tissue mobility and extensibility prior to stretching.
  • Kinesiology taping. Kinesiology tape is sometimes applied to your calf or Achilles to improve muscle function or decrease pain and spasm.

Tenga en cuenta que la aplicación de modalidades es pasiva; no haces nada mientras tu PT aplica el tratamiento. Además, hay una gran cantidad de investigaciones que indican que algunas modalidades físicas, como la estimulación eléctrica y la ecografía, agregan muy poco a su rehabilitación de Aquiles. Por lo tanto, es importante entender qué tratamiento está recibiendo y preguntar si el tratamiento es realmente necesario.

Sincronización

Después de una lesión, el tiempo normal de curación del tejido es de aproximadamente seis a ocho semanas. Su tendón puede curarse más rápido o más lento dependiendo de la naturaleza de su lesión y de cualquier comorbilidad que pueda tener. Parte de su programa de rehabilitación debe centrarse en determinar cuándo puede volver a la función completa y aprender a prevenir problemas futuros con su tendón de Aquiles. Como regla general, espere estar limitado en cierta capacidad durante unas ocho semanas.

Cirugía

Muchas personas con un Aquiles desgarrado eligen someterse a una reparación quirúrgica del tendón . Hay algunas dudas sobre si es absolutamente necesario para el tratamiento de una ruptura de Aquiles . Las investigaciones indican que los resultados a largo plazo del tratamiento quirúrgico versus no quirúrgico de los desgarros del tendón de Aquiles son casi los mismos. Las personas que se someten a una cirugía se recuperan más rápido, pero la cirugía también conlleva riesgos. La investigación también muestra que la tasa de re-ruptura es ligeramente mayor en las personas que no han tenido una reparación quirúrgica del tendón. Es una buena idea discutir sus opciones con su médico para ver cuál es la mejor para usted.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.