Remedios naturales para la prevención del hígado graso

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es una condición cada vez más común caracterizada por una acumulación de grasa en las células hepáticas. En algunos casos, el hígado graso puede causar inflamación y cicatrización e incluso provocar insuficiencia hepática o cirrosis.

1) Mantener un peso saludable

Seguir una dieta saludable basada en plantas y hacer ejercicio regularmente puede evitar que la grasa se acumule en su hígado.

2) Limpia tu cuerpo de toxinas

La exposición a toxinas (que se encuentran en los productos químicos industriales, algunos medicamentos e incluso sus alimentos) pueden debilitar la función hepática y contribuir al desarrollo del hígado graso. Además de mantenerse alejado de sustancias tóxicas, considere eliminar las toxinas de su sistema con la ayuda de una dieta de desintoxicación .

3) Consigue tus antioxidantes

Las vitaminas E y C, ambos antioxidantes, pueden ayudar a promover la salud del hígado. En un estudio realizado en 2005, los científicos descubrieron que tomar suplementos de vitaminas E y C ayudaba a disminuir los niveles de enzimas de los participantes, que suelen ser elevados en personas con enfermedad del hígado graso.

4) probar la medicina herbaria

Un remedio tradicional para los problemas hepáticos, el cardo lechero puede aumentar la producción de enzimas que ayudan al hígado a eliminar las toxinas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la FDA no ha aprobado el uso de cardo mariano para mejorar la salud del hígado. Antes de comenzar a tomar cualquier tipo de hierba, debe averiguar cómo usar los suplementos de forma segura .

¿Qué causa el hígado graso?

Con frecuencia en personas con sobrepeso u obesidad, el hígado graso se ha relacionado con la diabetes , los altos niveles de grasas en la sangre y la resistencia a la insulina. De hecho, un estudio de 2009 sugiere que aproximadamente el 70% de las personas con diabetes tipo 2 pueden tener hígado graso y que la enfermedad podría seguir un curso más agresivo para los pacientes con diabetes.

Los análisis de sangre estándar en el consultorio de su médico deben indicar si usted tiene niveles altos de ciertas enzimas hepáticas, un marcador de hígado graso.

Tratamiento

Si bien no existe una forma de tratar el hígado graso médicamente, perder peso y reducir los niveles de grasas en la sangre podría ayudar a controlar la afección. Mantener el hígado graso bajo control es crucial para su salud en general: un par de estudios publicados en 2008 muestran que el exceso de grasa en el hígado puede dejarlo más vulnerable a las enfermedades cardiovasculares, además de la diabetes.