Una visión general de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca y destruye la cubierta protectora de las células nerviosas (mielina) del cerebro, la médula espinal y / o los ojos. Como resultado de esto, la señalización nerviosa se ve afectada, causando una amplia variedad de síntomas potenciales, como debilidad muscular, espasticidad, dolor y problemas cognitivos.

Se desconoce la causa precisa de la EM. La enfermedad a menudo se diagnostica con la ayuda de una resonancia magnética y / o punción lumbar. Lamentablemente, no hay cura. Sin embargo, hay varias opciones de tratamiento y formas de hacer frente que pueden ayudarlo a controlar su enfermedad.

Tipos

Hay tres tipos principales de EM. Varían en sus síntomas, curso de la enfermedad y cómo se tratan.

  • EM recurrente-remitente : alrededor del 85 al 90 por ciento de las personas con EM son diagnosticadas por primera vez con este formulario. Durante las recaídas , experimentarás síntomas neurológicos y la funcionalidad disminuirá. Durante las remisiones, los síntomas pueden desaparecer o simplemente volverse más leves. La remisión puede durar semanas o meses.
  • EM secundaria progresiva : algunas personas con EM recurrente-remitente eventualmente desarrollan EM secundaria progresiva. Tiene un curso de enfermedad más progresivo en el que los síntomas se vuelven crónicos e irreversibles.
  • EM progresiva primaria : los síntomas son lentos, pero empeoran constantemente con el tiempo. Las recaídas no ocurren, y la tasa de empeoramiento varía mucho. Este es un tipo menos común, que representa aproximadamente el diez por ciento de los casos. Tiende a afectar la médula espinal más que el cerebro.

También puede escuchar sobre el síndrome clínicamente aislado (CIS) . Esto es cuando una persona ha experimentado un solo episodio que parece una recaída de EM pero no cumple con los criterios para un diagnóstico adecuado de EM. Algunas personas con CIS desarrollan EM mientras que otras no.

En el pasado, cuando no había tratamientos específicos disponibles, la gran mayoría de los pacientes con EM recurrente-remitente desarrollaron EM progresiva secundaria dentro de los 15 a 20 años posteriores a su diagnóstico. Sin embargo, desde el desarrollo de medicamentos modificadores de la enfermedad , eso ha cambiado.

El pronóstico para los pacientes con EM continúa mejorando.

Síntomas

En el sistema nervioso central de una persona sana, las células nerviosasdel cerebro y la médula espinal se envían rápidamente señales entre sí y al resto del cuerpo. Pero en una persona con EM, esta señalización se ve afectada debido al daño a la mielina. Los impulsos nerviosos son lentos o no se transmiten en absoluto, y eso causa una gran variedad de consecuencias.

Los síntomas de la EM que experimenta cada persona con EM son únicos para ellos, pero algunos son más comunes que otros porque la enfermedad tiende a afectar ciertas ubicaciones dentro del sistema nervioso central.

Por ejemplo, debido a que el tronco encefálico y el cerebelo cercano se ven comúnmente afectados, a menudo resultan vértigo , problemas del habla , temblor , ataxia y visión doble.

La fatiga también es muy común con la EM y los problemas visuales debido a la participación de los nervios ópticos.

Otros síntomas comunes de la EM incluyen:

Los síntomas de la EM dependen de la ubicación y la gravedad del daño. A algunas personas les incomodan, mientras que otras quedan gravemente discapacitadas.

En las personas que experimentan remisión, los síntomas pueden desaparecer por completo. En otros, pueden volverse más leves. Algunas personas, sin embargo, no tienen períodos de mejora.

Causas

Los científicos todavía se están rascando la cabeza sobre la causa exacta de la EM, pero han formado varias teorías.

Aquellos con el respaldo más científico incluyen:

Es probable que una interacción complicada entre sus genes y su entorno sea lo que finalmente desencadene la EM. Al igual que con los síntomas, los factores causales pueden ser diferentes para diferentes personas.

En este momento, no hay genes específicos que los médicos puedan evaluar para determinar si desarrollarás EM, pero ciertos factores de riesgo pueden aumentar las probabilidades de que tengas la enfermedad. Algunos de estos incluyen:

  • Tener entre 20 y 50 años.
  • Ser mujer
  • Viviendo en un clima norteño
  • De fumar

Algunos hábitos alimenticios también pueden aumentar o disminuir el riesgo, pero todavía no hay pruebas sólidas de ese fin.

Diagnóstico

A veces, diagnosticar la EM puede ser difícil, y es especialmente difícil confirmarlo basándose solo en los síntomas dado que pueden aparecer y desaparecer y ser bastante nebulosos. Por lo general, se necesitan un historial médico, un examen físico, pruebas como análisis de sangre y resonancia magnética (MRI) de su cerebro y / o médula espinal para determinar si, de hecho, tiene EM.

Dado que muchos síntomas de la EM son comunes en otras afecciones, los médicos deben descartarlos durante el proceso de diagnóstico. Por ejemplo, el dolor nervioso, la fatiga y la disfunción cognitiva son comunes en la fibromialgia y el lupus eritematoso sistémico . El entumecimiento, el hormigueo y la debilidad muscular pueden provenir de una deficiencia de vitamina B12 o una hernia de disco .

Antes de su diagnóstico, es bastante común que las personas con EM digan que primero atribuyeron sus síntomas a una enfermedad pasajera, como la gripe. Los médicos también a veces pierden la EM porque los síntomas son muy sutiles y transitorios. Algunas personas pasan años sin un diagnóstico.

If you’re having new symptoms that could point to MS, see your doctor. He or she will likely refer you to a neurologist if the disease is suspected.

Treatment

You’ve got a lot of treatment options for combatting MS. Disease-modifying medications include:

La mayoría de ellos son para los tipos recurrentes de la enfermedad, pero la investigación en evolución sobre los tratamientos para la EM progresiva está mejorando esa imagen. Ocrevus es el primer tratamiento aprobado por la FDA para la EM recurrente y primaria progresiva.

Un área que recibe mucha atención son los cambios en la dieta, como suplementar con vitamina D y bacterias intestinales .

También tiene una amplia gama de terapias complementarias y opciones de manejo, que incluyen terapia física u ocupacional, dispositivos de movilidad asistida, yoga y reflexología. Es posible que deba explorar una serie de regímenes de tratamiento antes de encontrar el que mejor funcione para usted.

Albardilla

Ser diagnosticado con alguna condición crónica es aterrador. Probablemente se haya visto obligado a hacer cambios en su vida y a aceptar el impacto de la EM en su cuerpo y su calidad de vida.

Si bien son necesarios ajustes, puede vivir bien con esta enfermedad. Varios enfoques pueden ayudar:

  • Aprenda todo lo que pueda: el conocimiento es poder y puede darle cierto control sobre la naturaleza impredecible de esta afección.
  • Prepárese para las visitas al médico: es una buena idea diseñar una lista de preguntas antes de su cita y / o traer a alguien con usted, para asegurarse de obtener las respuestas que necesita.
  • Comprométase con el tratamiento: es importante para su tranquilidad y cuidado de la EM establecer una relación abierta y de confianza con su equipo de atención médica. Pregúnteles sobre las formas adecuadas de comunicarse y qué constituye una emergencia. Cumpla con sus medicamentos y comunique todas las preocupaciones, como los efectos secundarios negativos, a su médico.
  • Considere los cambios: los hábitos de estilo de vida saludables como elmanejo del estrés , una dieta saludable, el ejercicio regular (que fomenta especialmente el equilibrio y la flexibilidad), dejar de fumar y la higiene del sueño son beneficiosos para la EM y para una buena salud en general.
  • Entrene a su cerebro: la investigación sugiere que el entrenamiento cerebral puede mejorar su función mental con la EM. Leer, jugar, resolver acertijos o tratar activamente de aprender nuevas habilidades puede ayudar a mantener el cerebro alerta.
Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.