Uso aprobado por la FDA de Mifeprex (RU-486)

Datos sobre la píldora abortiva y la finalización del embarazo con medicamentos.

El 28 de septiembre de 2000, la Administración de Alimentos y Medicamentos  (FDA) anunció la aprobación de RU-486. la droga controvertida que a menudo se conoce como la ” píldora del aborto “. Se prescribe en los Estados Unidos con el nombre de marca Mifeprex (mifepristona).

La droga había sido usada anteriormente en Europa y fue adoptada rápidamente en los Estados Unidos. Luego de su aprobación, el número total de abortos disminuyó en más de un cuarto de millón por año, de 2001 a 2011. El número de abortos quirúrgicos disminuyó drásticamente, mientras que el número de abortos medicados creció hasta representar casi una cuarta parte del total.

Cambios de la FDA en 2016 para Mifeprex

La experiencia clínica de la seguridad del aborto con medicamentos provocó cambios en el régimen aprobado por la FDA en 2016 que permite su uso hasta los 70 días de gestación y no requiere visitas en persona para la dosis de misoprostol y la evaluación posterior al tratamiento. La etiqueta original de la FDA fue para uso hasta 49 días de gestación, lo que la convirtió en una opción para el 37 por ciento de los pacientes con aborto. La ventana de 70 días hace que sea una opción para el 75 por ciento de los pacientes de aborto. Las pautas de 2016 también amplían quién puede recetar el medicamento.

Cómo se administra Mifeprex

Las reglas originales para RU-486 (Mifeprex) requerían tres visitas al consultorio de un médico, mientras que las pautas revisadas solo requieren una o dos visitas. El medicamento solo puede ser recetado por un médico después de una prueba de gonadotropina coriónica humana (HCG), que mide el nivel de una hormona producida en el cuerpo durante el embarazo. Los médicos también deben realizar una ecografía para confirmar y fechar el embarazo. Las pautas de 2016 permiten que el medicamento se use hasta por 70 días de gestación (10 semanas).

Una vez que se confirma el embarazo, se le darán dos tipos de medicamentos. Primero, se le administrará una dosis de mifepristona, lo que hará imposible que un óvulo fertilizado permanezca adherido al revestimiento del útero. Originalmente, la dosis era de tres tabletas, pero esto se redujo a una tableta, tomada por vía oral.

El segundo medicamento, el misoprostol, causa contracciones uterinas y se toma dos días después. Las nuevas pautas permiten que se administre en el hogar en forma de cuatro tabletas que se colocan en la mejilla en lugar de tragar, lo que les permite disolverse durante 30 minutos. Las pautas originales, aplicadas por algunos estados, requerían que visite a su médico para tomar este segundo medicamento.

El misoprostol termina el embarazo entre seis horas y una semana después. Debe estar preparado para los cólicos y el sangrado, que pueden durar varios días.

Su proveedor de atención médica debe evaluar su condición entre siete y 14 días después de tomar mifepristona. La FDA ya no especifica que esta debe ser una visita en persona. Si el embarazo aún está presente, se debe realizar un aborto quirúrgico.

Los posibles efectos secundarios de RU-486 incluyen calambres uterinos, fatiga, náuseas y sangrado abundante. La mayoría de las mujeres se recuperan completamente en unas pocas horas a una semana. La tasa de éxito para el aborto medicado es de 92 por ciento a 92.5 por ciento durante las primeras siete semanas de embarazo. Esto deja un pequeño porcentaje de mujeres que pueden requerir cirugía adicional.

Si sospecha que puede estar embarazada y desea usar la píldora abortiva para interrumpir su embarazo, debe comunicarse con su médico o una clínica del área lo antes posible para hablar sobre sus opciones.

Ventajas y desventajas

Las dos ventajas principales de una interrupción con medicamentos de un embarazo son su alta tasa de efectividad y el hecho de que es mucho menos intrusivo y doloroso que un aborto quirúrgico.

En cuanto a las desventajas, Mifeprex puede no ser una opción para las mujeres con problemas hepáticos o renales, anemia, diabetes o las personas con sobrepeso. Puede que no funcione si se combina con otros medicamentos. Los efectos secundarios pueden incluir cólicos leves, náuseas, vómitos, diarrea y sangrado que duran de ocho a 10 días.

Los cambios a las pautas de la FDA reflejaron la práctica de muchos médicos. Sin embargo, algunos estados aprobaron leyes que requieren un estricto cumplimiento del etiquetado de la FDA en lugar del uso extendido de la etiqueta. El cambio del etiquetado puede ampliar el acceso a un aborto medicado.