Síndrome del compartimento de esfuerzo

Signos y tratamientos del síndrome compartimental inducido por el ejercicio

El síndrome compartimental inducido por el ejercicio, también llamado síndrome compartimental de esfuerzo y síndrome compartimental crónico, es una condición que causa dolor muscular y dificultad para realizar actividad atlética. Las personas suelen experimentar dolor después de un período de actividad o ejercicio de alta intensidad, y el descanso lo alivia rápidamente. El dolor causado por el síndrome compartimental inducido por el ejercicio puede ser bastante intenso y, a menudo, limita el nivel de actividad de un individuo.

El síndrome compartimental inducido por el ejercicio es diferente del síndrome compartimental agudo, una emergencia quirúrgica. Típicamente, el síndrome compartimental agudo es el resultado de una lesión traumática que causa un aumento similar en las presiones compartimentales. En esta situación, la presión no se puede controlar fácilmente, y un retraso en el tratamiento puede provocar daños permanentes en los músculos y tejidos. En las personas con síndrome compartimental crónico, la presión se alivia al detener la actividad de ejercicio, y los síntomas mejorarán espontáneamente. Si bien se puede continuar con el tratamiento, incluida la cirugía, esto generalmente no se considera una emergencia.

Causas del síndrome compartimental inducido por el ejercicio

El síndrome compartimental inducido por el ejercicio se debe a una acumulación de presión dentro de los músculos. Los músculos están encerrados dentro de un tejido apretado llamado fascia. Esta fascia se envuelve y contiene el músculo. Normalmente, la fascia tiene suficiente espacio adicional para permitir que el músculo funcione sin problemas.

Cuando aumentan los niveles de actividad, aumenta el flujo de sangre a un músculo y aumenta el tamaño del músculo. Durante una actividad extenuante, el volumen y el peso de un músculo pueden aumentar en aproximadamente un 20% en tamaño. Este es el resultado de la hinchazón de las fibras musculares hasta 20 veces su tamaño de descanso durante estos períodos de actividad vigorosa. En la mayoría de las personas, la fascia permite suficiente espacio para acomodar este aumento en el tamaño muscular durante el ejercicio. Sin embargo, en pacientes con síndrome compartimental inducido por el ejercicio, la fascia está demasiado tensa y contrae el músculo durante estos episodios de actividad extenuante.

La ubicación más común del síndrome compartimental inducido por el ejercicio es la pierna, alrededor del hueso de la espinilla. Los síntomas se ven a menudo en corredores y esquiadores de fondo. El síndrome compartimental también puede ocurrir en el muslo (comúnmente en levantadores de pesas y ciclistas), antebrazo (remeros y ciclistas de motocross) y otros músculos del cuerpo.

Dolor con síndrome compartimental

A medida que el músculo se expande y se contrae por la fascia, se interrumpe el flujo de sangre al músculo. La falta de flujo sanguíneo causa isquemia, el mismo fenómeno que un ataque cardíaco. Cuando se interrumpe el flujo de sangre a un músculo, puede ocurrir dolor. Cuando esto ocurre en el músculo cardíaco, el resultado es dolor en el pecho; cuando ocurre en la pierna, el resultado es el dolor en la pierna.

Antes de comenzar a preocuparse, ¡la isquemia del corazón y el síndrome compartimental inducido por el ejercicio son muy diferentes! La causa de estos problemas es diferente, pero el resultado final causa un problema similar. Además, el alivio del síndrome compartimental inducido por el ejercicio suele ser muy fácil: simplemente detenga el esfuerzo del músculo.

Síntomas del síndrome compartimental inducido por el ejercicio

El síntoma más común es el dolor durante la actividad que se alivia rápidamente con el reposo. Los pacientes pueden notar un hormigueo o entumecimiento debido a la falta de flujo de sangre a los nervios que pasan a través del compartimiento. A menudo, cuando los síntomas están presentes, el área sobre los músculos del compartimiento afectado se siente muy apretada.

El diagnóstico se realiza midiendo la presión dentro de los músculos del compartimiento afectado. Por lo general, la medición de la presión se realiza en reposo, y luego el paciente realiza alguna actividad (como una carrera rápida) hasta que el dolor está presente. Luego se realiza una medición repetida y se compara el cambio de presión. Normalmente, la diferencia de presión con respecto al descanso y la actividad es pequeña. Los pacientes con síndrome compartimental inducido por el ejercicio tendrán un aumento dramático en las lecturas de presión cuando los síntomas estén presentes después del ejercicio.

Varias otras condiciones deben ser consideradas. El síndrome compartimental inducido por el ejercicio es poco común y es mucho más probable que el dolor en las piernas (el área más frecuente del síndrome compartimental inducido por el ejercicio) sea causado por una de las siguientes afecciones:

Tratamiento del síndrome de compartimento de esfuerzo

Se puede intentar un período de descanso, así como evitar cualquier actividad que cause los síntomas. Sin embargo, si el diagnóstico del síndrome compartimental inducido por el ejercicio es claro y los síntomas persisten, entonces puede ser necesaria la cirugía.

La cirugía consiste en liberar (cortar) la fascia apretada, llamada fasciotomía . Se hace una incisión sobre el área afectada, y luego el cirujano corta el tejido apretado que rodea el músculo. El mayor riesgo de esta cirugía es cortar los nervios pequeños que proporcionan sensación a la extremidad. Generalmente, el cirujano puede identificar el nervio y evitarlo, pero aún es posible dañarlo.

Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.