Una comparación de la fibromialgia y el síndrome de dolor miofascial

El dolor muscular presente tanto en la fibromialgia(FM) como en el síndrome de dolor miofascial (MPS) es la razón por la que estas dos condiciones a veces se confunden entre sí o se agrupan erróneamente como una sola condición. Si bien la FM y el MPS se parecen, pueden distinguirse fácilmente a través de un historial médico y un examen físico cuidadosos, y un diagnóstico correcto es la clave para avanzar con un plan de tratamiento efectivo.

La comparación de estos trastornos desde el principio (lo que hace que terminen) (cómo se tratan) puede ayudarlo a sortear un posible diagnóstico erróneo o un diagnóstico dual.

Causas

La patogenia de FM y MPS, o por qué estas condiciones se desarrollan en algunas personas, sigue sin estar clara. Los científicos, sin embargo, han explorado muchas teorías plausibles.

Una posible causa compartida de FM y MPS implica un fenómeno llamado sensibilización central . Con la sensibilización central, el cerebro de una persona permanece en alerta máxima, percibiendo las sensaciones normales como “dolorosas” o los estímulos levemente dolorosos como severamente dolorosos.

Además de la alteración del procesamiento del dolor en el sistema nervioso, los desencadenantes genéticos y ambientales, como las alteraciones del sueño o el estrés, pueden contribuir al desarrollo de la FM o MPS. Para MPS específicamente, una lesión muscular por participar en actividades repetitivas extenuantes o algún otro tipo de trauma es un desencadenante común.

Por último, los cambios hormonales pueden jugar un papel, especialmente para la FM, que es significativamente más común en las mujeres que en los hombres.

Los síntomas

Algunos síntomas asociados con MPS son similares a los síntomas de FM , mientras que otros están vinculados a solo uno de estos diagnósticos.

Similitudes

Los síntomas comunes tanto para MPS como para la fibromialgia incluyen:

Diferencias

Quizás la mayor diferencia de síntomas entre MPS y FM es la ubicación del dolor. Si bien la sensibilidad muscular es el síntoma principal de ambas afecciones, el dolor que se observa en la MPS es regional (p. Ej., Localizado en una zona anatómica, como el cuello o el hombro derecho), mientras que el dolor en la FM es generalizado o “general”.

Otra diferencia de los síntomas entre la FM y la MPS es que una persona con MPS solo puede tener dolor durante un corto período de tiempo, mientras que el dolor en la FM generalmente es siempre crónico.

Por último, es importante tener en cuenta que, además del dolor muscular, los otros síntomas mencionados anteriormente (p. Ej., Fatiga o entumecimiento y sensación de hormigueo) en general se informan con más frecuencia en personas con FM que en MPS.

Diagnóstico

Si bien el diagnóstico de FM o MPS requiere un examen clínico detallado por parte de un médico de atención primaria, un reumatólogo o un especialista en dolor, una diferencia diagnóstica clave radica en la identificación de los puntos gatillo en MPS y los puntos sensibles en FM .

Puntos de activación en MPS

El síndrome de dolor miofascial se diagnostica por la presencia de puntosdesencadenantes: nudos pequeños y duros que a veces se pueden sentir debajo de la piel. Un punto gatillo representa una banda tensa de músculo. El nudo en sí no es generalmente doloroso cuando se lo empuja, pero causa dolor en otra área del cuerpo (conocido como dolor referido).

Los puntos de activación generalmente se forman después de que el tejido se lesiona y, por alguna razón, no se curan correctamente. Los expertos no saben por qué el daño que normalmente sana en la mayoría de las personas causa puntos de activación en otros. Sin embargo, los estudios sugieren que la lesión muscular en algunas personas provoca anomalías en las células nerviosas que se conectan con las células musculares.

Si bien los puntos de activación generalmente los encuentra un médico experimentado simplemente al tocarlos (palpación), se pueden ordenar otras pruebas, como la elastografía por resonancia magnética (ERM) o la biopsia de tejido. Dicho esto, el papel de las imágenes en el diagnóstico de MPS no se ha descartado por completo.

Puntos de licitación en la fibromialgia

La FM se diagnostica principalmente en el informe de dolor generalizado de una persona, junto con un hallazgo de múltiples puntos sensibles en un examen físico.

The tender points of FM are different from the trigger points of MPS in that they represent exquisitely tender areas of muscles that hurt with simple manual pressure. In addition, the tender points of FM do not refer pain like the trigger points of MPS do.

Besides a history and physical exam, if your doctor is considering a diagnosis of FM (or MPS, for that matter), he or she may order blood tests to rule out other medical conditions. For example, an erythrocyte sedimentation rate (ESR) may be ordered to rule out an underlying inflammatory process. Likewise, a thyroid-stimulating hormone (TSH) testmay be ordered to rule out thyroid disease. Both test results should be normal in FM.

As with MPS, there is no imaging test or scan to make or confirm a diagnosis of FM. Depending on a person’s symptoms, though, a doctor may recommend further studies (for example, a sleep study since sleep problems are common in FM).

Treatment

As with symptoms and diagnosis, there is some overlap in the treatment of MPS, but also important differences.

MPS Therapies

The primary treatment of MPS is a trigger-point injection, sometimes called dry needling. With a trigger point injection, a doctor inserts a needle directly into the trigger point or into several places around the trigger point to loosen up the taut muscle bands. The doctor may also inject a pain-relieving medication, such as lidocaine.

Besides trigger point injection, other potential MPS therapies include:

Acupuncture

Acupuncture is an ancient Chinese practice similar to dry needling. While studies of its use in MPS are limited, they are promising, and many patients and practitioners report good results.

Physical Therapy

Un tratamiento especial llamado rociado y estiramiento es común para el tratamiento de MPS. Un fisioterapeuta lo guía a través de ejercicios de estiramiento mientras rocía una sustancia adormecedora en su músculo. El terapeuta también puede usar ciertas técnicas de masaje para aflojar los músculos y los puntos de activación. Además, un terapeuta puede trabajar con usted en factores tales como una mala postura que puede contribuir al MPS.

Medicamentos orales

Los medicamentos comunes para MPS incluyen medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como Aleve (naproxeno) y Advil (ibuprofeno). Los antidepresivos tricíclicos , como Elavil (amitriptyline) o el inhibidor de la recaptación de serotonina-norepinefrina Cymbalta (duloxetina), a veces se prescriben para el tratamiento de MPS.

Medicamentos tópicos

La capsaicina o lidocaína tópica aplicada a la piel sobre el punto de activación también se puede usar para tratar el MPS.

Terapias de FM

Se recomienda un enfoque multidisciplinario para el tratamiento de la FM, incluidas las estrategias farmacológicas y no farmacológicas.

Medicamentos

Las investigaciones muestran que las inyecciones de puntos gatillo no son efectivas para aliviar los puntos sensibles de la fibromialgia, y los AINE no son efectivos para tratar el dolor de la FM.

Sin embargo, al igual que con MPS, se pueden recetar antidepresivos como Elavil (amitriptyline) o Cymbalta (duloxetine). El anticonvulsivo Lyrica (pregabalina) también puede considerarse en el tratamiento de la fibromialgia.

Estrategias no farmacológicas

Similar al MPS, la terapia física (aunque en diferentes formas) y la acupuntura pueden incorporarse en el plan de tratamiento para alguien con FM.

Más específicamente, para la FM, se ha descubierto que seguir una rutina de ejercicios (p. Ej., Andar en bicicleta, correr o nadar) reduce el dolor muscular. El tai chi, el yoga, la hipnosis, la terapia cognitivo-conductual y el biofeedback también pueden brindar beneficios a las personas con FM.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.