Síntomas y diagnóstico del síndrome de Fitz Hugh Curtis

El síndrome de Fitz-Hugh-Curtis es una condición en la cual las bacterias, generalmente de una infección pélvica, se propagan a través del abdomen y causan inflamación de la membrana que recubre el estómago y del tejido que rodea el hígado. El diafragma (el músculo que separa el estómago del tórax) también puede verse afectado.

También conocido como Perihepatitis Gonocócica o Síndrome de Perihepatitis, el Síndrome de Fitz-Hugh-Curtis es un trastorno raro que ocurre en el 15-30% de las mujeres con enfermedad inflamatoria pélvica(EIP). En raras ocasiones, el trastorno también puede ocurrir en mujeres sin EIP y en hombres.

Los síntomas

En el síndrome de Fitz-Hugh-Curtis, la inflamación del tejido hepático conduce a la formación de conexiones de tejido anormales (adherencias) entre el exterior del hígado y el interior del abdomen. En algunas personas, estas adherencias no causan síntomas. Otros pueden tener algunos o todos los siguientes síntomas asociados con Fitz-Hugh-Curtis:

  • Inicio repentino de dolor intenso en la parte superior derecha del abdomen, sobre la vesícula biliar
  • Dolor que puede haberse movido hacia el hombro derecho y dentro del brazo derecho
  • Aumento del dolor al toser, estornudar o moverse.
  • Náusea
  • Vómito
  • Escalofríos y fiebre
  • Sudores nocturnos
  • Dolores de cabeza
  • Hipo

Causas comunes y diagnóstico

En general, un médico no puede ver ni sentir la presencia del síndrome de Fitz-Hugh-Curtis, por lo que el dolor abdominal superior puede ser la única forma de sugerir la dirección del diagnóstico. La presencia de una infección pélvica también proporcionaría una pista para el diagnóstico, ya que el trastorno es más comúnmente una complicación de la enfermedad inflamatoria pélvica (EPI), que es una infección del tracto genital superior en las mujeres. La infección es más a menudo causada por Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis.

Sin la presencia de PID, el diagnóstico puede ser difícil, ya que muchas afecciones pueden causar dolor abdominal. En las mujeres, se realizarán cultivos cervicales de clamidia y gonorrea, ya que estas infecciones son las causas más comunes del síndrome de Fitz-Hugh-Curtis. Si hay una infección, el recuento de glóbulos blancos (GB) en la sangre será alto, al igual que la tasa de sedimentación de eritrocitos (ESR).

El médico examinará al individuo para detectar afecciones comunes que tengan síntomas similares al síndrome de Fitz-Hugh-Curtis, como cálculos biliares , inflamación del hígado (hepatitis), cálculos renales o infección, y úlcera de estómago. La ecografía abdominal y la tomografía computarizada (TC) pueden ayudar a descartar estos trastornos. Una radiografía de tórax puede descartar una neumonía como causa de dolor al toser o estornudar.

Laparoscopia para confirmar el diagnóstico

La mejor manera de confirmar un diagnóstico de síndrome de Fitz-Hugh-Curtis es que su médico examine el interior del cuerpo (para observar el hígado). Esto se hace insertando una cámara dentro del abdomen, llamada laparoscopia . El médico puede ver las adherencias en el exterior del hígado, que tienen un aspecto de hebra típico (llamado adhesiones de cuerda de violín).

Tratamiento

El tratamiento para la persona con síndrome de Fitz-Hugh-Curtis consiste en antibióticos para la infección y analgésicos. Una vez que la infección ha desaparecido, los síntomas desaparecen. Dado que la clamidia y la gonorrease propagan a través del contacto sexual, el individuo debe restringir su actividad sexual hasta que la infección desaparezca, y las parejas sexuales del individuo también deben recibir tratamiento.