Los síntomas del autismo no figuran en la literatura de diagnóstico

Los  síntomas oficiales del autismo  incluyen falta de contacto visual , problemas de habla y comunicación y comportamientos repetitivos. Entonces, ¿por qué los padres están buscando tratamientos para ayudar a sus hijos a dormir, lidiar con la ansiedad, digerir los alimentos o terminar con los trastornos convulsivos? Muchas, de hecho, la mayoría de las personas con autismo tienen síntomas que no tienen nada que ver con la interacción social. Hasta ahora, no sabemos si el autismo causa estos síntomas o simplemente está asociado con ellos. Pero sí sabemos que son muy reales.1

Autismo y problemas sensoriales.

La mayoría de las personas con autismo tienen problemas sensoriales . Pueden responder en exceso al ruido, la luz y el tacto. O, por otro lado, pueden desear presión profunda y sensación física. De cualquier manera, la hipersensibilidad o la hipersensibilidad pueden hacer que las actividades diarias sean extremadamente difíciles. ¿Qué niño aprende bien cuando está abrumado por la luz intensa, el sonido constante y la ropa áspera? Si bien existen tratamientos para mejorar los problemas sensoriales, las mejores soluciones generalmente incluyen cambiar el entorno para que se adapte al niño.2

Autismo y problemas gastrointestinales

Los niños con autismo son más propensos que otros niños a tener problemas estomacales e intestinales. Algunos investigadores creen que la relación entre el autismo y los problemas gastrointestinales es un indicio de la causa del autismo. Otros simplemente notan que muchos niños con autismo tienen problemas estomacales. De cualquier manera, tiene sentido tratar los síntomas y, al mismo tiempo, garantizar una nutrición adecuada. Si los cambios en la dieta y la nutrición pueden realmente ayudar a curar el autismo es aún discutible. Pero ningún niño con diarrea crónica, calambres estomacales y náuseas aprenderá, se comportará o socializará bien. Al tratar los problemas GI, los padres pueden ayudar a sus hijos a ser más receptivos a la escuela, la terapia y la interacción social.3

Autismo y convulsiones

Uno de cada cuatro niños con autismo tiene un trastorno convulsivo. Las convulsiones pueden ir desde convulsiones a gran escala hasta apagones o breves episodios de observación. Este espectro de síntomas puede dificultar la detección de convulsiones, que también pueden diagnosticarse mediante el uso de electroencefalogramas que miden los cambios en las ondas cerebrales. A diferencia de la mayoría de los síntomas autistas, las convulsiones tienen una solución médica. Los anticonvulsivos generalmente pueden controlar las convulsiones de manera efectiva. Algunos de los medicamentos anticonvulsivos más comunes incluyen carbamazepina (Tegretol®), lamotrigina (Lamictal®), topiramato (Topamax®) y ácido valproico (Depakote®). Es importante asegurarse de que se seleccione el anticonvulsivo correcto ya que algunos pueden tener efectos secundarios graves.4

Problemas de sueño y autismo

Si bien hay poca investigación sobre el tema, está claro que muchas personas con autismo también tienen problemas para dormir. Algunos tienen dificultades para conciliar el sueño; otros se despiertan frecuentemente durante la noche. Por supuesto, la falta de sueño puede empeorar los síntomas autistas: pocas personas piensan, se comportan o socializan bien cuando están agotados. Los padres también pueden sentirse abrumados cuando están privados de sueño. Los estudios demuestran que la melatonina, un suplemento a base de hormonas, puede ayudar a las personas con autismo a dormir. Sin embargo, no está claro que la melatonina pueda hacer una gran diferencia en ayudar a las personas con autismo a dormir toda la noche.5

Ansiedad, depresión y autismo

Muchas personas con autismo tienen problemas clínicamente diagnosticables con ansiedad, depresión y enojo. Estos problemas parecen ser más comunes entre las personas con autismo de alto funcionamiento y síndrome de Asperger. Esto puede deberse a que las personas con autismo de alto funcionamiento y el síndrome de Asperger son más conscientes de sus diferencias y tienen más probabilidades de sentir los efectos de ser excluidos por sus compañeros. Pero algunos expertos creen que los trastornos del estado de ánimo que acompañan al autismo pueden ser causados ​​por diferencias físicas en el cerebro autista. Los trastornos del estado de ánimo pueden tratarse con medicamentos, psicología cognitiva y manejo del comportamiento. Sin embargo, si los problemas son causados ​​por problemas externos, tiene más sentido cambiar el entorno para satisfacer las necesidades del paciente.6

Diferencias de aprendizaje y autismo

Los niños con autismo aprenden de manera diferente. Algunos tienen discapacidades de aprendizaje que se pueden diagnosticar, como la dislexia, mientras que otros tienen habilidades inusuales, como la hiperlexia (la capacidad de leer a una edad extremadamente temprana). Algunos tienen dificultades para adquirir habilidades matemáticas básicas; otros son matemáticos “sabios”, logrando mucho más allá de su nivel de grado.

Una herramienta para manejar las diferencias de aprendizaje en el autismo es el programa educativo individualizado (IEP), un documento creado por un grupo que incluye padres, maestros y administradores escolares. En teoría, el IEP hace posible apoyar a los niños autistas donde tienen dificultades y al mismo tiempo garantizar oportunidades para desarrollar su fortaleza. El éxito de los IEP varía para cada situación.7

Enfermedad mental y autismo

No es inusual que una persona con autismo también tenga un diagnóstico de salud mental de trastorno bipolar, depresión clínica, trastorno obsesivo-compulsivo o esquizofrenia. Puede ser difícil notar la diferencia entre “perseveración” (reiteración de sonidos, palabras, objetos o ideas), que es bastante común en el autismo, y el trastorno obsesivo-compulsivo, que es una enfermedad mental separada. También puede ser difícil distinguir entre trastornos del estado de ánimo y trastorno bipolar, esquizofrenia y conductas autistas. Si sospecha que un ser querido con autismo también sufre una enfermedad mental, es sumamente importante encontrar un experto con experiencia sólida con personas en el espectro del autismo.8

Déficit de atención, problemas de comportamiento y autismo

Sorprendentemente, el déficit de atención, el comportamiento agresivo y la dificultad para concentrarse no se incluyen en los criterios de diagnóstico para el autismo. Esto es muy extraño ya que todos son extremadamente comunes. Siendo ese el caso, muchos niños con autismo también tienen diagnósticos de ADD o ADHD. A veces, los medicamentos que ayudan con el TDAH (como Ritalin) pueden ayudar a los niños con autismo a mejorar su comportamiento y concentración. Con la misma frecuencia, sin embargo, hacen poca diferencia. Es más probable que sean útiles los cambios en el entorno que las distracciones sensoriales y las molestias sensoriales y el enfoque de apoyo. Otras herramientas para ayudar incluyen historias sociales, métodos de aprendizaje práctico y terapia de integración sensorial.