Síntomas de los dolores de cabeza en racimo

El dolor de los dolores de cabeza en racimo es tan intenso que los pacientes los han llamado “dolores de cabeza suicidas” y los han comparado con el peor sufrimiento imaginable. Caracterizados por grupos de ataques recurrentes de 15 minutos a varias horas cada uno, estos dolores de cabeza tienden a localizarse en un lado de la cara, generalmente centrados en la sien alrededor de un ojo. Junto con este dolor, la afección puede causar caídas y lagrimeo en el ojo afectado, hinchazón facial, secreción nasal e inquietud.

Los períodos de agrupación, caracterizados por múltiples ataques en un día, pueden durar semanas o incluso meses a la vez y generalmente son seguidos por períodos de remisión que duran un mes o más. En casos crónicos, sin embargo, estos tiempos sin dolor de cabeza son más cortos o están completamente ausentes.    

Síntomas frecuentes

El dolor de cabeza extremo no es el único síntoma de esta condición, aunque es, por supuesto, el más prominente. Durante los períodos de ataque de racimo, los síntomas ocurren de una a cuatro o más veces al día, con una duración de 15 minutos a varias horas, aunque pueden durar más tiempo. ¿Cuáles podrían ser los síntomas del dolor de cabeza en racimo? Aquí hay un desglose: 

  • Dolor de cabeza unilateral: el dolor de cabeza con esta condición es muy severo; localizándose en un lado de la cabeza, tiende a comenzar detrás de un ojo antes de moverse hacia la frente y, a menudo, se irradia a otras partes de la cara y el cuello.

Por lo general, los ataques se repetirán en un solo lado de la cabeza, aunque ocasionalmente pueden migrar de uno a otro.

  • Ojo caído: la carne alrededor del ojo en el lado afectado se doblará y comenzará a caerse.
  • Inflamación facial: la inflamación en la cara puede ocurrir en el lado afectado, a menudo localizándose alrededor del ojo afectado.
  • Sudoración facial: A menudo, puede experimentar transpiración en el lado de la cara que experimenta un ataque.
  • Inquietud: a  diferencia de la migraña, que a menudo hace que las personas se cansen, el dolor de cabeza en racimo en realidad conduce a la inquietud y al aumento de la actividad nerviosa. Esto significa que puede ser más probable que camine o se mueva de un lado a otro mientras está sentado.

Síntomas raros y efectos a largo plazo

En la mayoría de los casos, los dolores de cabeza en racimo no tienen síntomas específicos que surgen antes del inicio y no hay demasiados efectos a largo plazo. Dicho esto, los casos crónicos y más intensos pueden tener un impacto:

  • Prodromes: estos son síntomas que ocurren antes del inicio de un ataque. Si bien ocurren con mayor frecuencia en casos de migraña, en ocasiones los pacientes con dolor de cabeza en racimo experimentarán una sensibilidad similar a la luz y el sonido.
  • Efectos de la memoria: En gran parte, los efectos a largo plazo de esta condición son poco frecuentes; sin embargo, la investigación ha señalado el impacto en la memoria de trabajo en algunos casos episódicos y muchos casos crónicos.
  • Calidad de vida: los estudios también han demostrado que tanto los casos agudos como los crónicos pueden tener un efecto significativo en la calidad de vida. Obviamente, la gravedad y la dificultad de esta afección pueden afectar seriamente su vida cotidiana, su rendimiento en el trabajo y su capacidad para pasar tiempo de calidad con la familia.
  • Depresión y ansiedad: tanto las personas que padecen cefalea en racimos crónica como la episódica tienen más probabilidades de informar que se sienten deprimidas o tienen niveles más altos de ansiedad.  

¿Existe un vínculo entre la depresión y los dolores de cabeza en racimo?

Cuando ver a un doctor

Si sospecha que está experimentando dolores de cabeza en racimo, lo mejor que puede hacer es buscar ayuda médica lo antes posible. De esta manera, podrá descartar otros factores o condiciones y comenzar el trabajo de asumir y prevenir ataques. Algunos síntomas y signos justifican un tratamiento de emergencia inmediato, que incluye:

  • Dolor de cabeza severo y abrupto
  • Dolor de cabeza junto con otros síntomas, como fiebre, náuseas y vómitos
  • Confusión mental durante y después de los ataques.
  • Problemas como convulsiones, entumecimiento, incapacidad para hablar y entumecimiento (son signos de afecciones cerebrales muy peligrosas)
  • Síntomas que se niegan a desaparecer.