Los síntomas de la gonorrea

Los síntomas aparecen, pero solo algunas veces, dejando a muchas personas sin tratamiento

La gonorrea (“ la palmada “) es la segunda enfermedad de transmisión sexual (ETS) más común en los Estados Unidos, pero muchas personas que la padecen no saben que la tienen porque a menudo no hay signos de infección, especialmente en las mujeres. Cuando aparecen síntomas, típicamente incluyen secreción del pene o vagina y dolor al orinar o tener relaciones sexuales. Si bien la infección rara vez causa la muerte, puede provocar una enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) en las mujeres y una inflamación del epidídimo en los hombres, lo que puede provocar infertilidad.

En casos raros, la gonorrea puede causar la inflamación del corazón, las articulaciones y la médula espinal, así como complicaciones graves en los bebés infectados durante el embarazo.

Síntomas iniciales

La gonorrea se transmite durante el sexo oral, vaginal o anal, y los síntomas iniciales experimentados, si los hay, generalmente afectan el área afectada (los genitales, el recto o la garganta).

Cuando están presentes en los genitales en las mujeres, los síntomas pueden incluir:

  • Secreción vaginal
  • Ardor o dolor al orinar ( disuria )
  • Picazón vaginal
  • Sangrado entre periodos
  • Dolor o malestar en la parte baja del abdomen.
  • Dolor durante el sexo (dispareunia)

Sin embargo, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la mayoría de las mujeres con este tipo de infección no tendrán síntomas o, si lo hacen, las confundirán con una infección de vejiga o vaginal.

Cuando están presentes en los genitales en los hombres, los síntomas pueden incluir:

  • Una descarga de color amarillo verdoso del pene.
  • Disuria
  • Dolor e hinchazón en los testículos o escroto

Around 90 percent of gonorrheal infections of the throat will not have any symptoms at all, while the remaining 10 percent may only be evidenced by a sore throat.

Rectal gonorrhea may cause mild itchiness, discomfort, bleeding, or pain during defecation, symptoms that are frequently mistaken for hemorrhoids.

In all types, if signs and symptoms do develop, they usually appear 10 to 14 days after exposure to the Neisseria gonorrhoeae bacterium.

Symptoms in Babies

In addition to sexual transmission, gonorrhea can be passed from mother to child during pregnancy. This usually doesn’t happen while the baby is in the womb (as the fetal tissues provide protection against infection). Rather, the transmission can occur during delivery when the baby is exposed to the mother’s genital secretions.

When this happens, the bacteria may be transferred to the newborn’s eyes and cause ophthalmia neonatorum, a form of conjunctivitis characterized by eye redness, pain, and discharge. The condition is largely avoided today due to the routine administration of an antibacterial eye ointment in all babies at the time of birth.

If the infection isn’t averted, symptoms will usually develop within two to five days. In addition to conjunctivitis, scalp infection, respiratory inflammation, vaginitis, and urethritis are common. Complications include vision loss, meningitis, septic arthritis, and blindness.

Complications

If left untreated, gonorrhea can lead to serious complications affecting the female and male reproductive tract and, less commonly, the joints, skin, heart, and central nervous system.

Complications in Women

In women with untreated gonorrhea, the most common complication is pelvic inflammatory disease (PID), a potentially serious infection of the female reproductive tract. Symptoms will often appear immediately after your menstrual period and, in some cases, be your first sign of infection. PID is characterized by pain in the pelvis and lower abdomen, as well as nausea, vomiting, fevers, chills, cramping, and a foul-smelling discharge.

Infertility

An infection can sometimes cause scarring in the fallopian tubes, leading to complete tubal blockage and infertility. If only partial blockage occurs, an egg can still be fertilized but may be unable to pass from the ovaries to the uterus. This would result in an ectopic (tubal) pregnancy in which a miscarriage is not only inevitable but can place the mother’s life at risk if a rupture and hemorrhage occur.

Complications in Men

In the same way that gonorrhea can lead to infertility in women, an untreated infection can cause damage and blockage of the epididymis (the narrow tube that stores sperm in the scrotum) in men.

La epididimitis gonorreica se puede identificar por disuria, secreción de olor desagradable, eyaculación dolorosa e inflamación de los ganglios linfáticos en la ingle. Al igual que con la PID, el bloqueo de uno o ambos tubos puede conducir a la infertilidad funcional.

Conjuntivitis gonocócica

Si los fluidos corporales infectados entran en contacto con los ojos, se puede producir una afección conocida como conjuntivitis gonocócica ( conjuntivitis ), que causa enrojecimiento, dolor, inflamación y, a menudo, secreción profusa.

Si no se trata, la infección puede causar cicatrización y perforación de la córnea, lo que lleva a la pérdida de visión y ceguera. En casos raros, la infección puede hacer que la córnea se “derrita”, atando el globo ocular parcial o completamente al párpado.

Infección gonocócica diseminada (DGI)

En casos raros, una infección gonorreica se puede propagar a través del torrente sanguíneo e infectar órganos distantes. Esto se conoce como infección gonocócica diseminada (DGI) , una complicación que ocurre en aproximadamente el 3 por ciento de las mujeres y el 1 por ciento de los hombres .

Las personas con mayor riesgo son las personas con sistemas inmunológicos comprometidos , incluidos los receptores de órganos y las personas con VIH.

La DGI suele denominarse síndrome de artritis-dermatitis porque con frecuencia causa inflamación de las articulaciones ( artritis séptica ) y lesiones llenas de pus en la piel.

Muy raramente, la infección puede asentarse en el corazón y causar inflamación de las válvulas cardíacas ( endocarditis ), que se manifiesta con síntomas de malestar general, fiebre, escalofríos y soplo cardíaco . La DGI también puede causar inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal ( meningitis ), desencadenando dolor de cabeza, fiebre, fatiga, rigidez en el cuello y confusión mental.

Cuándo ver a un doctor

Si bien algunos signos de una infección por gonorrea son clásicos (como una secreción en los hombres), la mayoría son relativamente inespecíficos y se pasan por alto fácilmente. Debido a esto, la mejor regla general es consultar a un médico y solicitar una prueba de ETS si ha tenido relaciones sexuales sin protección y cualquier signo de infección, aunque sea leve. Esto es especialmente cierto si su pareja sexual es alguien que apenas conoce o sospecha que pueda tener una ETS.

Si tiene dudas, recuerde que los profesionales de la salud no están allí para juzgarlo. Más bien, su función es brindarle tratamiento , si es necesario, y orientación para reducir su riesgo futuro.

Debido a la alta tasa de infecciones en los Estados Unidos y el impacto que pueden tener en las mujeres en edad fértil, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU. Recomienda la detección de gonorrea y clamidia en todas las mujeres sexualmente activas que tienen un mayor riesgo de infección. incluyendo mujeres embarazadas.

Algunas instituciones han ampliado estas recomendaciones y realizarán las pruebas de detección de gonorrea y clamidia, así como la sífilis , la hepatitis B y el VIH como parte de la primera visita prenatal. Nuestra Guía de discusión con el médico a continuación puede ayudarlo a iniciar una conversación sobre la detección, los síntomas y más con un profesional de la salud.

Author profile
Bone Marrow Transplantation at Disciplied INC | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.