Tratamiento de la disfunción del tubo auditivo

¿Alguna vez has sentido que tus orejas estaban bloqueadas para que no pudieras escuchar? ¿Alguna vez has estado haciendo estallar o haciendo clic en tus oídos o has tenido problemas para mantener el equilibrio?

Estos son solo algunos de los síntomas asociados con la disfunción de la trompa auditiva (también conocida como disfunción de la trompa de Eustaquio). Puede ser causada por cualquier número de afecciones, pero está más asociada con una acumulación de moco o un desequilibrio de la presión del aire en el oído medio.

Anatomía

El conducto auditivo , a veces llamado trompa de Eustaquio, es un canal pequeño que se extiende desde el oído medio hasta la parte posterior de la garganta (nasofaringe). El tubo auditivo tiene varias funciones importantes:

  • Se abre y se cierra en respuesta a los cambios en la presión del aire ambiente para igualar la presión en el oído medio.
  • Puede cerrarse en respuesta a ruidos fuertes para proteger estructuras delicadas del oído.
  • Elimina la mucosidad del oído medio, lo que permite que drene hacia la parte posterior de la garganta.

El tubo auditivo en niños corre en un ángulo más horizontal que en adultos. Con la edad, el tubo se agranda y gradualmente se vuelve más vertical para facilitar un mejor drenaje. Esto explica por qué los niños son más propensos a los problemas de la sonda auditiva.

Mientras que el tubo auditivo está normalmente cerrado, se abre periódicamente como cuando tragamos, bostezamos o estornudamos. Esto explica por qué a menudo tenemos que tragar para “hacer estallar” nuestros oídos al subir una montaña o despegar en un avión. Cuando tragas, el tubo auditivo se abre e iguala la presión automáticamente.

Causas y síntomas

En términos generales, la disfunción de la trompa auditiva ocurre cuando la trompa de Eustaquio no logra igualar la presión del aire o no puede eliminar la mucosidad del oído medio.

Si la presión del aire cambia rápidamente, puede causar incomodidad, dolor e incluso rotura del tímpano .

Si el moco no se elimina adecuadamente, puede provocar infecciones del oído medio ( otitis media ), líquido en el oído ( otitis media serosa ) o pérdida de la audición causada por cambios en la posición del tímpano ( atelectasia del oído medio ). Estas condiciones pueden causar dolor, pérdida de audición, mareos e incluso daño al oído.

Las causas varían desde enfermedades y fisiología hasta cambios en la presión atmosférica, que incluyen:

  • un tubo auditivo que es anormalmente pequeño (especialmente los niños)
  • Trauma causado por cambios rápidos en la presión del aire ambiente ( barotrauma)
  • un tubo auditivo que está bloqueado por tejido agrandado (como las adenoides )
  • Congestión nasal causada por alergias o infecciones.
  • infección en el oído mismo
  • Crecimientos benignos o tumores que bloquean el tubo auditivo.

Diagnóstico

Existen varios métodos para diagnosticar las causas de la disfunción de la trompa auditiva. Un médico ENT, conocido como un otorrinolaringólogo , es un especialista calificado para diagnosticar este tipo de afecciones.

Después de una revisión de su historial médico o sus síntomas, el médico comenzará a evaluar el problema con el uso de varios instrumentos diferentes:

  • Se usará una herramienta visual llamada otoscopio para mirar su tímpano ( membrana timpánica ). Los cambios en la apariencia o movilidad a menudo pueden indicar líquido en el oído. Un tímpano roto también puede ser diagnosticado visualmente.
  • Se puede usar un endoscopio de fibra óptica, cuyo instrumento se inserta a través de la nariz para ver si algún tejido agrandado está bloqueando el tubo auditivo.
  • Una timpanometría es otro instrumento especializado que puede medir la presión del aire en el oído medio, con una lectura de alta presión que indica una disfunción del tubo auditivo.

Las pruebas son bastante sencillas y no causan más incomodidad que el hecho de que le tomen la temperatura en el oído.

Si hay algún problema grave, se pueden ordenar pruebas de imágenes, como tomografía computarizada (tomografías computarizadas) o imagen de resonancia magnética (IRM) para buscar tejidos o masas que puedan estar bloqueando el tubo.

Si su médico cree que la disfunción es causada por una alergia, se puede buscar un alergólogo para una investigación adicional.

Tratos

El tratamiento para la disfunción de la sonda auditiva varía y se basa en gran medida en la causa raíz del problema.

En el caso del líquido en el oído, muchas personas pueden eliminar el líquido por sí mismas a lo largo del tiempo. Si el líquido sigue presente después de tres a seis meses, un médico puede optar por drenar el exceso de líquido utilizando tubos de ventilación .

Si se considera que la causa es un tejido agrandado (como una adenoide , un pólipo , un cornete o un tumor), se pueden extirpar mediante un procedimiento llamado cirugía endoscópica del seno .

Es importante tratar cualquier afección subyacente, incluyendo alergias, infecciones o crecimientos, que puedan estar causando o contribuyendo al problema.

Prevención

La prevención siempre es mejor que el tratamiento y, en el caso de una disfunción de la trompa auditiva, las herramientas para la prevención no podrían ser más simples.

Para evitar el dolor o los daños causados ​​por cambios rápidos en la presión del aire, trague o bosteza regularmente cuando despegue en un avión o suba una montaña empinada. Si buceas, desciende lentamente para permitir que la presión se iguale gradualmente.

En algunos casos, puede ayudar tomar un descongestionante, como la pseudoefedrina, justo antes de volar o bucear. También debe tener cualquier alergia subyacente o problemas de sinusitis tratados para prevenir el barotrauma.

Si experimenta un traumatismo auditivo relacionado con la presión del aire, dele tiempo para sanar. Un tímpano roto normalmente mejorará por sí solo en unos pocos días. En casos más severos, la cirugía puede ser necesaria, pero esta es más la excepción que la regla.