Una visión general de los suplementos dietéticos

En las últimas décadas, los suplementos dietéticos se han vuelto cada vez más populares en los Estados Unidos. Con la mayoría de los estadounidenses que ahora toman hierbas , vitaminas, minerales y una variedad de remedios naturales en forma de suplemento, se dice que estos productos ayudan con todo, desde artritis hasta una mejor salud del corazón y protección contra el resfriado común e incluso el cáncer.

Al mismo tiempo, los informes de noticias sobre suplementos dietéticos son constantemente contradictorios, ya que muchos estudios muestran que los suplementos pueden combatir todo tipo de enfermedades y otros sugieren que algunos suplementos pueden presentar graves riesgos para la salud .

Si está confundido acerca de si los suplementos dietéticos son adecuados para usted, siga leyendo para obtener ayuda sobre cómo elegir suplementos inteligentes , evitar errores comunes y lograr una salud óptima.

Comience con una rutina de salud sólida

Para ser su persona más saludable, debe seguir una dieta balanceada llena de verduras, frutas y otros alimentos integrales llenos de nutrientes esenciales. Con demasiada frecuencia, sin embargo, las personas recurren a los suplementos como una forma de compensar el hecho de que sus dietas se quedan cortas.

Escatimando alimentos buenos para usted y tomando un suplemento para llenar esos vacíos, se está negando a sí mismo una ventaja clave de una dieta basada en alimentos integrales: el efecto sinérgico que se produce cuando los compuestos dentro de los alimentos trabajan juntos para producir poderosos Cambios en tu bioquímica. Ya que los suplementos no pueden crear esa sinergia, podría terminar perdiendo los principales beneficios para la salud.

Es importante tener en cuenta que algunas personas (como las que tienen restricciones dietéticas) pueden tener dificultades para satisfacer sus necesidades nutricionales a pesar de sus esfuerzos por seguir una dieta vibrante y variada. Si está lidiando con estos problemas, hable con su médico para averiguar si necesita suplementos. Su proveedor de atención médica también puede evaluar las posibles deficiencias de ciertos nutrientes que a menudo se toman en forma de suplementos, como la vitamina D y el hierro.

Tenga en cuenta que la dieta no es el único elemento crucial de una rutina de salud sólida. De hecho, cambiar sus actividades diarias puede brindar muchos de los beneficios de salud prometidos por los suplementos. Por ejemplo, en lugar de tomar un suplemento para dormir más fácilmente, considere limitar su consumo de cafeína y mantener un horario de sueño regular. Dichos cambios en el estilo de vida, incluido el ejercicio regular y la práctica de técnicas para reducir el estrés, como la meditación o el yoga, pueden ayudarlo a sentirse bien y luchar contra innumerables problemas de salud comunes.

Calibre sus necesidades de suplementos

Hablar con su proveedor de atención médica es su mejor opción para determinar si necesita un suplemento dietético. Aunque leer sobre suplementos en línea o en libros y revistas puede ayudar a aumentar su conocimiento de los suplementos disponibles para usted, aunque no se recomiendan los suplementos de prescripción propia basados ​​en estos materiales. Con demasiada frecuencia, estas fuentes presentan falsamente los suplementos como una solución rápida a los problemas que requieren un cambio a largo plazo cuidadosamente aplicado.

Su proveedor de atención médica también es su principal experto cuando se trata de crear un régimen que se adapte mejor a sus necesidades únicas. Entonces, ya sea que esté buscando más energía, mejor capacidad cerebral, piel más clara, una cintura más pequeña o una defensa más fuerte contra las enfermedades crónicas, asegúrese de consultar a su proveedor de atención médica antes de invertir en suplementos.

Determine su dosis ideal

Otro gran beneficio de hablar sobre los suplementos dietéticos con su proveedor de atención médica es que puede ayudarlo a determinar la dosis más adecuada para satisfacer sus necesidades personales. En algunos casos, la dosis sugerida en la etiqueta de un suplemento puede no ser adecuada para usted. Con ese fin, su proveedor de atención médica puede recomendar comenzar con una dosis más pequeña y aumentar esa dosis con el tiempo si es necesario.

Recuerde que tomar suplementos múltiples, u optar por suplementos que combinan varios ingredientes, no es probable que produzca mayores beneficios para la salud. Como regla general, apegarse a un régimen de suplemento simple es su mejor estrategia para minimizar los riesgos para la salud.

Encuentra un suplemento de calidad

A diferencia de los medicamentos recetados y los medicamentos de venta libre, los suplementos no son revisados ​​por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos antes de que lleguen al mercado. Como resultado, no hay garantía de que su suplemento contenga los ingredientes enumerados en la etiqueta (o que esos ingredientes aparezcan en las cantidades indicadas).

Además, algunos suplementos pueden estar mal etiquetados, contaminados con metales pesados ​​o sustancias causantes de enfermedades, enriquecerse con medicamentos ilegales o recetados, o elaborarse con sustitutos de menor calidad para los ingredientes que figuran en la etiqueta. Algunos suplementos también pueden contener ingredientes alimentarios con efectos potencialmente alergénicos.

Sin embargo, hay algunas maneras de aumentar sus posibilidades de seleccionar un suplemento de calidad. Estos incluyen la compra de sus suplementos de un fabricante o minorista de renombre, así como la elección de productos con sellos aprobados por organizaciones independientes que realizan pruebas de calidad de los suplementos de forma rutinaria (como US Pharmacopeia, ConsumerLab.com y NSF International).

Manténgase seguro al suplemento

Un concepto erróneo comúnmente asociado con el uso de suplementos es la idea de que los productos naturales son inherentemente seguros. La verdad es que la mayoría de los suplementos conllevan riesgos potenciales para la salud. Si bien algunos suplementos solo pueden causar efectos secundarios menores (como el mal aliento o los eructos que algunas veces toman las personas que toman píldoras de aceite de pescado ), otros pueden causar daños graves en el hígado, los riñones y otros órganos. Por ejemplo, una serie de suplementos para perder peso están relacionados con efectos adversos como dolor en el pecho, aumento del ritmo cardíaco y palpitaciones. 

Cuando compre suplementos, recuerde que no puede confiar en los miembros del personal de las farmacias o tiendas de alimentos saludables, o incluso de los farmacéuticos, para alertarlo sobre los posibles riesgos relacionados con el uso de suplementos. Tales riesgos dependen estrechamente de su propio historial de salud, otra razón más por la que es tan importante hablar sobre su uso de suplementos con su proveedor de atención médica.

Además, es especialmente importante que las mujeres embarazadas o en período de lactancia tomen precauciones al usar suplementos dietéticos. Y debido a que se sabe poco acerca de los efectos de muchos suplementos dietéticos, es importante hablar con su médico antes de tomar cualquier suplemento en dosis altas o de manera regular.

Otro riesgo potencial para la salud consiste en tomar suplementos dietéticos en combinación con medicamentos recetados o medicamentos de venta libre, que pueden causar interacciones dañinas. Por ejemplo, la hierba de San Juan(una hierba frecuentemente promocionada por sus efectos de levantamiento del ánimo) puede reducir la efectividad de ciertos antidepresivos, mientras que el ajo  y el ginkgo pueden aumentar el riesgo de sangrado en las personas que toman medicamentos anticoagulantes.

Tome la decisión del suplemento que sea adecuada para usted

En muchos casos, agregar un suplemento a su rutina de bienestar puede mejorar su salud diaria y tener un impacto positivo en su cuerpo y mente. Para obtener ayuda para hacer que su suplemento funcione para usted, asegúrese de tomarlo constantemente, busque cualquier cambio en su bienestar diario y siempre mantenga a su médico al tanto de los suplementos que está usando.