Cómo la terapia asistida por animales puede aliviar su dolor

Si bien todos sabemos que las mascotas pueden provocar una sonrisa o una sensación de calma en la mayoría de las personas, puede sorprenderle que una mascota realmente pueda reducir el dolor.

La terapia asistida por animales, también conocida como terapia con mascotas, implica el uso de animales entrenados para proporcionar algún tipo de beneficio terapéutico (ya sea comodidad, relajación o alivio del dolor) a personas de todas las edades con una amplia gama de problemas de salud.

Los fundamentos de la terapia asistida por animales

Si bien los perros y los gatos son probablemente los animales más utilizados en las visitas de terapia, también se pueden usar otros animales como aves, cobayas, peces, caballos y delfines. La clave es encontrar un animal con el que una persona pueda conectarse según sus necesidades.

También es importante comprender que el vínculo entre humanos y animales durante una sesión de terapia con animales es una conexión curativa, que abarca al paciente, al animal y al dueño o cuidador del animal.

Para que la visita de terapia sea efectiva, el animal debe ser entrenado, y debe haber un objetivo bien definido establecido antes de iniciar la terapia. Un objetivo establecido ayuda a guiar la sesión y asegura que la persona obtenga el beneficio de curación que desea de la interacción.

La ciencia detrás de la terapia asistida por animales para adultos

En un estudio sobre medicina del dolor , más de 200 adultos en una clínica ambulatoria de dolor recibieron terapia de mascotas con un terrier de trigo de 5 años llamado Wheatie. Los participantes tenían una amplia gama de trastornos dolorosos comunes, como dolor de espalda, cuello o piernas, migrañas , fibromialgia , artritis y dolor relacionado con los nervios.

En el estudio, los participantes completaron una encuesta antes de ver a Wheatie, que consistía en evaluar la gravedad de su dolor en una escala de once puntos (cuanto mayor es el número, más intenso es el dolor).

Después de completar la encuesta, los participantes pudieron visitar al perro en la sala de la clínica durante el tiempo que quisieran o hasta que su médico estuviera listo para su cita (la visita promedio fue de unos 10 minutos). Durante la visita de terapia con mascotas, Wheatie recibió capacitación para sentarse o pararse junto a la silla del participante y aceptar las caricias.

La discusión entre el controlador del perro y el participante se limitó a temas relacionados con el perro. Después de la visita, los participantes completaron nuevamente la misma encuesta que habían completado antes de la visita de la mascota.

Los resultados revelaron una disminución “clínicamente significativa” en el dolor en casi una cuarta parte de los participantes después de visitar Wheatie. “Clínicamente significativo” se definió como una disminución de dos o más puntos en la escala de dolor de 11 puntos.

El estudio también tenía un grupo de control, que consistía en 96 participantes que completaron las mismas encuestas. Estos participantes de control esperaron en una habitación durante 15 minutos en lugar de visitar al perro.

En el grupo de control, solo el 3,6 por ciento de ellos experimentó alivio del dolor, un número pequeño. Esto sugiere que la visita de terapia con mascotas tuvo un efecto real en aproximadamente una de cada cuatro personas.

La ciencia detrás de la terapia asistida por animales para niños

Las investigaciones sugieren que los niños también pueden experimentar una mejoría del dolor al someterse a una terapia con mascotas.

En un pequeño estudio , 17 niños que experimentaban dolor visitaron a un perro de terapia entrenado durante 15 a 20 minutos. Los niños calificaron su dolor antes y después de la visita del perro utilizando la escala de dolor FACES . También hubo un grupo de control de 39 niños que se relajaron tranquilamente durante 15 minutos en lugar de visitar al perro.

Los resultados del estudio revelaron que la reducción del dolor fue cuatro veces mayor en los niños que visitaron al perro que en aquellos que se relajaron tranquilamente.

Cómo la terapia asistida por animales alivia el dolor

En este momento, no está claro exactamente por qué las visitas de terapia con una mascota pueden ayudar a aliviar el dolor. Los expertos han sugerido una serie de enlaces potenciales, y puede ser una combinación única de estos que conduce a la mejora del dolor. Por ejemplo, en estudios con perros de terapia se ha encontrado que:

  • Reduce las hormonas del estrés como la epinefrina, la norepinefrina y el cortisol.
  • Aumentar los niveles de endorfinas (las endorfinas son los opiáceos naturales del cuerpo)
  • Aumento de los niveles de oxitocina, una hormona que puede alterar la respuesta al estrés de una persona y la experiencia de dolor (la oxitocina es la hormona liberada durante el parto)
  • Mejorar el estado de ánimo, lo que puede mejorar el dolor en segundo lugar.

Otros beneficios 

Además de una disminución en el dolor, la investigación muestra que la terapia con mascotas también puede mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad, la agitación y el miedo en los adultos. En los niños, la investigación ha encontrado que la terapia con mascotas puede disminuir la angustia emocional durante un procedimiento médico doloroso y proporcionar calma a los niños con trastorno de estrés postraumático.

Las visitas de terapia con perros también han demostrado en estudios para reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca. También se ha informado que la autoestima y la motivación mejoran con la terapia con mascotas, al igual que el funcionamiento cognitivo, como el aumento de la atención y las habilidades del lenguaje.

También hay investigaciones que sugieren que los animales pueden predecir migrañas, convulsiones, niveles bajos de glucosa e incluso cáncer, posiblemente a través de su agudo sentido del olfato.

Riesgos potenciales 

Por supuesto, la introducción de un perro, un gato u otros animales en un hospital, una clínica ambulatoria, un hogar de ancianos o un hogar tiene sus riesgos, aunque sea bastante pequeño. Por ejemplo, la investigación muestra que mientras las personas eviten el contacto con la boca y la nariz con las secreciones de las mascotas, la probabilidad de transmitir una infección de una mascota vacunada a un niño sano es baja.

Dicho esto, si una persona tiene un sistema inmunitario suprimido (por ejemplo, una persona que recibe quimioterapia o una persona con diabetes), es probable que exista un poco más de riesgo. Es mejor hablar con su médico antes de someterse a una terapia con mascotas para asegurarse de que está bien para usted.

Finalmente, usar el sentido común aquí va un largo camino. En otras palabras, evite besar a las mascotas y sea diligente al lavarse bien las manos después de entrar en contacto con un animal. Al final, el propósito es relajarte y disfrutar de tu tiempo con la mascota. Si encuentra la experiencia demasiado estresante, está bien, la terapia con mascotas no es para todos.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.