Una visión general de las complicaciones de la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica y progresiva que debe controlarse diariamente. Mejores medicamentos, recursos adicionales, mayor educación y herramientas más sofisticadas han ayudado a las personas con diabetes a vivir más tiempo. Sin embargo, una vida más larga puede dejar más tiempo para desarrollar complicaciones. Eso no quiere decir que todas las personas con diabetes estén destinadas a tener complicaciones. Más bien, las personas deben continuar cuidando su diabetes para prevenir problemas en el futuro.

La mejor manera de prevenir las complicaciones de la diabetes es tratar de mantener el azúcar en la sangre, la presión arterial y el peso dentro de un rango saludable. Los niveles altos de azúcar en la sangre crónicos pueden causar daño a muchos órganos del cuerpo. La presión arterial elevada y la obesidad estresan el corazón y dificultan el control de la diabetes.

Además, asegurarse de asistir a las citas con sus médicos (médico de cabecera, oftalmólogo, podólogo, cardiólogo) y estar al tanto de cualquier síntoma nuevo puede ayudarlo a detectar y tratar las complicaciones rápidamente. Además, mantener sus niveles de azúcar en sangre controlados y adoptar cambios en el estilo de vida puede prevenir o retrasar las complicaciones de la diabetes.

Comprender estos tipos de complicaciones aumentará la conciencia y lo motivará a cuidarse bien.

¿Qué tipo de complicaciones hay?

Las complicaciones de la diabetes se identifican como macrovasculares (complicaciones de grandes vasos) o microvasculares (complicaciones de pequeños vasos). Las complicaciones macrovasculares incluyenenfermedades cardiovasculares como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia en el flujo de sangre a las piernas (enfermedad arterial periférica). Estos tipos de complicaciones son producidas por la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias). Los lípidos sanguíneos anormales, una dieta poco saludable, tener sobrepeso u obesidad, no hacer ejercicio y tener presión arterial alta pueden complicar estos síntomas. Además de controlar el nivel de azúcar en la sangre, también debe abordar todos estos factores de riesgo para evitar accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.

Las complicaciones microvasculares incluyen daño a los ojos (retinopatía), daño a los riñones (nefropatía) y daño a los nervios (neuropatía). Estos tipos de complicaciones pueden mitigarse o prevenirse manteniendo sus niveles de azúcar en la sangre controlados. Discuta sus objetivos de azúcar en la sangre con su médico y apunte a alcanzar esos objetivos diariamente.

¿Qué debo saber sobre estas complicaciones?

Enfermedad renal (nefropatía): la diabetes es un factor de riesgo importante para la enfermedad renal. De hecho, una de cada tres personas con diabetes desarrolla una enfermedad renal y la diabetes es la causa más común de insuficiencia renal. La diabetes puede causar daños a la barrera que protege los riñones y la membrana basal donde se realiza el proceso de filtrado. Los riñones están formados por vasos sanguíneos que se encargan de filtrar la sangre. Cuando los vasos sanguíneos se dañan, las toxinas pueden acumularse en la sangre. Su médico debe revisar su función renal cada vez que le hagan un análisis de sangre. Además, se realiza un análisis de orina para detectar una enfermedad renal en la orina.

Para prevenir el daño renal, él o ella pueden administrarle un medicamento para la presión arterial, llamado inhibidor de la ECA. Es importante tratar de mantener su presión arterial controlada. La presión arterial elevada puede estresar el corazón y los riñones, lo que complica aún más las cosas. Si le recetaron un medicamento, asegúrese de tomarlo. Si fumas, intenta dejar de hacerlo. Y si es sensible a la sal, es mejor tratar de evitar los alimentos con alto contenido de sodio, como los productos enlatados, las carnes frías, los bocadillos y las comidas congeladas. Estos tipos de alimentos son ricos en sodio, lo que puede hacer que la presión arterial aumente al presionar sus vasos.

Hay cinco etapas de la enfermedad renal. La primera etapa se considera la fase benigna y la última etapa es la enfermedad renal en etapa terminal, en la que el tratamiento consiste en diálisis o trasplante de riñón. La mayoría de las veces, las personas no sienten los síntomas de la enfermedad renal hasta que ha progresado hasta las etapas finales. Por lo tanto, es importante tener una buena relación con su médico. Conviértase en un paciente proactivo y haga preguntas para saber dónde está su función renal y dónde debería estar.

La buena noticia es que mantener los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y el control de peso puede ayudar a prevenir la enfermedad renal. Además, hacer que sus riñones se analicen regularmente es una forma importante de mantener un registro de la salud de sus riñones.

Daño a los nervios (neuropatía): la neuropatía es más común en los pies y las manos, pero también puede causar daño a los nervios en otras áreas del cuerpo. La neuropatía autonómica se desarrolla en la vejiga, el tracto digestivo y los órganos reproductivos . La neuropatía periférica afecta las manos, los pies y las piernas. El dolor nervioso puede doler. También puede causar síntomas inusuales. Por ejemplo, el daño nervioso al estómago puede causar un aumento de la sensación de saciedad y niveles de azúcar en la sangre erráticos.. La neuropatía periférica a menudo se describe como una sensación de ardor o entumecimiento y hormigueo. Las personas que tienen dolor en los nervios en las extremidades pueden tener dificultades para detectar lesiones en los pies, como pisar una tachuela o tal vez el roce de una piedra contra el dedo del pie. Las lesiones no detectadas en los pies pueden provocar infecciones graves. Junto con los niveles elevados de azúcar en la sangre, las lesiones en los pies pueden curarse lentamente y provocar amputaciones.

Es más probable que desarrolle neuropatía si ha tenido diabetes durante un período prolongado de tiempo, especialmente si su nivel de azúcar en la sangre ha sido crónicamente alto. Lo mejor que puede hacer para prevenir la neuropatía es mantener sus niveles de azúcar en la sangre en un buen rango. Si sospecha que algo está mal, debe comunicarse con su médico.

Si le han diagnosticado neuropatía autónoma, es posible que deba seguir ciertos tratamientos, como seguir una dieta especial, buscar asesoramiento psicológico o tomar ciertos medicamentos.

Si le han diagnosticado neuropatía periférica o sospecha que puede tenerla,debe pedirle a su médico que le realice un examen completo de los pies para determinar su sentido de la sensación con un tenedor de sintonía o con una prueba de monofilamento. Si tiene una sensación disminuida, anomalías en los pies, como infecciones por hongos o uñas, deformidades, piel seca y agrietada, heridas o cortes, es probable que lo envíen a un podiatra para continuar con su trabajo. Si no ve a un podólogo, asegúrese de quitarse los calcetines y los zapatos en cada visita médica. Cuando esté en casa, es importante controlar sus pies regularmente y practicar una buena higiene de los pies. Asegúrese:

  • Cambie sus calcetines diariamente y use calcetines limpios y secos.
  • Aplique cremas emolientes en las plantas agrietadas (evite la loción entre los dedos).
  • Seque bien entre los dedos de los pies (demasiada humedad puede causar el desarrollo de infecciones por hongos).

También es importante nunca caminar descalzo, siempre sacuda los zapatos antes de ponérselos y use zapatos que le queden cómodos.

Retinopatía (daño a los ojos): los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden causar daño a los pequeños vasos que se encuentran detrás del ojo, lo que puede hacer que sangren o pierdan líquido. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones oculares, como retinopatía, edema macular diabético (EMD), catarata y glaucoma.. Si no se trata adecuadamente, estas afecciones oculares pueden provocar pérdida de visión e incluso ceguera. Las personas con diabetes deben someterse a un examen ocular con dilatación al momento del diagnóstico de diabetes. El daño a los ojos puede comenzar antes de que se diagnostique la diabetes. Por lo tanto, ser proactivo es muy importante para prevenir complicaciones. Si tiene diabetes, debe realizarse un examen de los ojos al menos una vez cada dos años si no tiene evidencia de retinopatía y una vez al año si tiene problemas oculares existentes. El control de la diabetes, al tomar medicamentos según lo prescrito, mantenerse físicamente activo y mantener una dieta saludable, puede prevenir o retrasar la pérdida de la visión. Además, la detección temprana y la atención de seguimiento adecuada pueden proteger la pérdida de la visión.

Presión arterial alta y enfermedades cardíacas: las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta. Las personas con diabetes también son dos veces más propensas a sufrir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares que aquellas que no tienen diabetes. Es importante pensar en la diabetes, no solo como una enfermedad del azúcar en la sangre sino también como una enfermedad cardiovascular. Hacerlo puede ayudar a prevenir o retrasar el desarrollo de enfermedades del corazón. Por lo tanto, es importante mantener el azúcar en la sangre, la presión arterial, el colesterol y el peso dentro de rangos saludables. Además, si fumas, debes intentar parar. Dejar de fumar puede reducir su riesgo de accidente cerebrovascular y disminuir tanto el azúcar en la sangre como la presión arterial.

Por lo general, no hay síntomas de presión arterial elevada, por lo que a menudo se lo conoce como el “asesino silencioso”. Algunas personas caminan alrededor con su presión alta o en el límite alto sin siquiera saberlo. Si experimenta síntomas, puede desarrollar dolores de cabeza o sentirse iluminado. Para mantener la presión arterial normal, debe asegurarse de que se la controle en cada visita al médico. Conozca sus números y lo que es una presión arterial normal.

Según la Asociación Americana del Corazón, una presión arterial normal es menor o igual a 120/80 mm / Hg. El número superior, la presión arterial sistólica, es la medición de la presión en las arterias cuando el corazón late (o está en el trabajo). Y el número más bajo, la presión diastólica, mide la presión entre latidos cuando el corazón está en reposo. Si le recetaron un medicamento para la presión arterial, asegúrese de tomarlo. Si le dieron una máquina de presión arterial para controlar su presión en el hogar, debe hacerlo. Notifique a su médico si su presión es más alta de lo que debería ser. Por último, cambiar su dieta puede ayudar a disminuir su presión arterial. Los alimentos que son ricos en sodio pueden elevar la presión arterial. Evite agregar sal a sus alimentos y trate de evitar los alimentos procesados, que se encuentran en una lata, bolsa o caja. 

Si tiene antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, tiene un mayor riesgo de desarrollarla, especialmente si tiene diabetes. Pero puede intentar reducir el riesgo manteniendo el nivel de azúcar en la sangre y los lípidos (HDL y colesterol LDL y triglicéridos), su índice de masa corporal en un rango saludable, la circunferencia de su cintura dentro de los límites normales y aumentando su actividad física.

Discuta sus metas específicas con su médico. La mayoría de las personas se benefician de estos números:

  • Hemoglobina A1c 7 por ciento o menos
  • Colesterol total: <200 mg / dL
  • LDL <100 mg / dL
  • HDL> 40 mg / dL para hombres y> 50 mg / dL para mujeres
  • Triglicéridos <150 mg / dL
  • Circunferencia de la cintura: Hombres <40 pulgadas, mujeres <35 pulgadas
  • Índice de masa corporal: 18.5-24.4kg / m2
  • Ejercicio: Trate de hacer 150 minutos por semana de actividad física moderada.

Prevenir estas complicaciones

Los niveles altos de glucosa producen cambios en los propios vasos sanguíneos, así como en las células sanguíneas que afectan el flujo sanguíneo a varios órganos. Hacer cambios agresivos en el estilo de vida puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre y prevenir las complicaciones de la diabetes. Nunca es demasiado tarde para actuar. Incluso si ha tenido diabetes durante mucho tiempo, aún puede hacer cambios para mejorar su salud.

Mantenga sus niveles de azúcar en la sangre dentro del rango objetivo:asegúrese de tener una comprensión clara de cuáles son sus objetivos de azúcar en la sangre. Los niveles de azúcar en la sangre que son demasiado altos (hiperglucemia) y demasiado bajos (hipoglucemia) pueden ser peligrosos. Mantener sus niveles de azúcar en la sangre en la meta deseadapuede ayudarlo a evitar que los vasos grandes y pequeños se dañen. No se moleste si tiene un alto nivel de azúcar en la sangre de vez en cuando. Pero tome medidas cuando note un patrón de niveles altos de azúcar en la sangre. Comuníquese con su médico si está haciendo todo lo mismo y su nivel de azúcar en la sangre es alto; es posible que necesite un ajuste de medicamentos. Debido a que la diabetes es una enfermedad progresiva, a veces necesitamos hacer cambios, incluso cuando estamos haciendo todo bien.

Lose weight: Weight loss is one of the most powerful ways of reducing blood sugars. In addition, losing weight takes stress off the heart and can reduce the risk of heart disease. Establishing a healthy weight can help reduce insulin resistance and allow your body to use the insulin it is making. This takes stress off the pancreas and can preserve beta cells (the cells used to make insulin). Losing 10 percent of your body weight can greatly improve your overall health. If you’ve been trying to lose weight for a long time and continue your struggle, you may benefit from a meal replacement. Meal replacements are calorie- and carbohydrate-controlled. They can serve to eliminate a food choice during the day, which can make it easier for you to reduce your calorie intake. Being accountable for your food choices can also help you to stick to a healthy eating plan. Increase your accountability and gain a coach by setting up a meeting with a registered dietitian or certified diabetes educator.

Follow a healthy diet: What you eat greatly impacts your diabetes control. Carbohydrates are the nutrient that raises blood sugars the most. Foods such as bread, rice, pasta, beans, fruit, milk, and yogurt all contain carbohydrates. People with diabetes benefit from eating a modified, carbohydrate-controlled diet. Many people find that their blood sugars are better controlled when they eat a lower carbohydrate diet. If your diet is high in carbohydrates, the best thing you can do is try to cut back.

Eliminate sweetened beverages, reduce sweets and limit your carbohydrates at your meals to no more than 1 cup. Once you’ve done that, try to choose better sources of carbohydrates: whole grains, legumes, and starchy vegetables are some better carbohydrate choices. In addition to reducing carbohydrates, it’s best to reduce intake of processed and fried foods, such as cured meats, deli meats, and French fries, to name a few. These types of foods are rich in calories, saturated, and trans fat, and can increase bad cholesterol, which is a contributing factor to atherosclerosis. Lastly, increase your fiber intake. Foods rich in fiber, whole grains, fruits, vegetables, nuts, and seeds can help you to feel full, stabilize blood sugars and lower cholesterol. It is beneficial to eat about 25-38g of fiber daily. 

Move more: It might be easier said than done, but exercise really helps to lower blood sugar by utilizing insulin. In addition, exercise can help to build muscle, increase energy, and improve sleep and mood. Ultimately, you should aim to hit about 150 minutes per week of moderate physical activity (spread over at least three days). When possible, you also should include two days per week of resistance exercise. If you’ve never exercised before, make sure you get medical clearance before starting a new routine.

Receive diabetes self-management education: Everyone with diabetes should receive diabetes self-management education at diagnosis and should continue to receive education throughout the various stages of diabetes. Even if you’ve had diabetes for a long time, you can benefit from getting a refresher course. Diabetes self-management education focuses on self-care behaviors, such as healthy eating, physical activity, blood sugar monitoring, problem-solving, reducing risks, and healthy coping. You can choose to do one-on-one sessions or group sessions. Ask your physician about getting started.

Reúna un equipo de médicos: una excelente manera de reducir el riesgo y las complicaciones es establecer una buena relación con su médico de atención primaria. Por lo general, lo remitirá a otros médicos: el oftalmólogo, el médico de los pies, el cardiólogo, el endocrinólogo, etc. Recibir chequeos saludables puede ayudar a tomar medidas preventivas para reducir las complicaciones de la diabetes. Tener una evaluación de línea de base puede ayudarlo a identificar cambios. Cuanto más rápido identifique los cambios, más posibilidades tendrá de tratar un problema rápidamente y evitar más complicaciones.

Tome su diabetes con seriedad: a menudo, las personas con diabetes informan que no sienten que sus niveles de azúcar en la sangre sean altos. Como resultado, deciden no tratar su diabetes. Esto es extremadamente peligroso. La diabetes que se deja sin tratar puede resultar en niveles de azúcar en la sangre peligrosamente altos, lo que puede causar complicaciones que pueden no ser reversibles. Es importante tomar en serio la diabetes desde el principio . A veces, las modificaciones agresivas en el estilo de vida, la pérdida de peso, la dieta y el ejercicio pueden ayudar a disminuir los niveles de azúcar en la sangre tanto que ya no están en el rango de la diabetes . Es posible hacer esto si ajusta sus comportamientos tan pronto como sepa sobre su diabetes. Actúa hoy, puedes hacerlo.

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.