¿Qué es una prueba de VIH?

Se usa una prueba de VIH para determinar si usted ha sido infectado con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) . Si bien la prueba se realiza comúnmente en una muestra de sangre o saliva, en 2015 se aprobó una nueva prueba basada en orina para su uso en los Estados Unidos. pueden devolver un resultado falso negativo si realiza la prueba demasiado pronto después de una exposición.

Propósito de la Prueba

Se estima que 1.2 millones de personas viven con el VIH en los Estados Unidos, el 25 por ciento de las cuales permanece sin diagnosticar. Cada año, 50,000 personas adicionales son infectadas.

En respuesta, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. Emitió una guía actualizada que recomienda que cada estadounidense entre 15 y 65 años se someta a una prueba de VIH como parte de una visita médica de rutina, como un examen físico. Las pruebas también se recomiendan para las mujeres embarazadas para evitar transmitir el virus de madre a hijo .

Se pueden recomendar pruebas anuales o incluso bianuales para personas con alto riesgo de infección, que incluyen:

También se puede realizar una prueba de VIH después de que uno se da cuenta del estado VIH positivo de la pareja y durante una evaluación médica después de una agresión sexual.

Tipos y lo que evalúan

Existen métodos tanto indirectos como directos de detección del VIH. Los métodos indirectos no detectan el virus sino las proteínas, llamadas anticuerpos , que son producidas por el sistema inmune en respuesta al virus. Los métodos de prueba directa detectan antígenos (proteínas en la superficie del virus) o ARN (el material genético del virus). 
Hay algunas opciones de prueba, que varían en velocidad, precisión y facilidad de uso:

  • Las pruebas rápidas de punto de atención pueden ofrecer resultados preliminares en aproximadamente 20 minutos. Estos pueden requerir una gota de sangre de su dedo, un hisopo oral de sus encías o una muestra de orina. De estos, el método preferido es la prueba de antígeno / anticuerpo del VIH (Ag / Ab) basada en la sangre .
  • Las pruebas estándar de punto de atención son pruebas de laboratorio que solo detectan anticuerpos contra el VIH. También conocida como ELISA para el VIH, la prueba requiere una extracción de sangre . Los resultados se devuelven generalmente dentro de cinco a 10 días hábiles. La prueba se usa con menos frecuencia hoy en día y ha sido reemplazada en gran medida por la prueba de combinación Ag / Ab del VIH.
  • Las pruebas rápidas en el hogar son pruebas de anticuerpos basadas en saliva que se pueden comprar en línea o en muchas farmacias minoristas. Aunque es menos precisa que una prueba de punto de atención, la prueba ofrece privacidad y puede ofrecer resultados en unos 20 minutos.
  • Los kits de recolección para el hogar también se pueden comprar en línea. Esta prueba de anticuerpos requiere una gota de sangre colocada en una tarjeta de prueba, que luego envía a un laboratorio por correo urgente. Luego, puede recibir los resultados por teléfono o en línea tan pronto como un día hábil después de la entrega de la muestra.
  • Las pruebas de ácido nucleico (NAT) son pruebas basadas en la sangre que detectan el ARN del VIH. Aunque es costoso, el NAT puede detectar el VIH antes que otras formas de prueba y puede ser apropiado si ha tenido una exposición reciente de alto riesgo o si está experimentando síntomas agudos de infección temprana . El NAT también se utiliza para detectar sangre donada o realizar pruebas en recién nacidos sospechosos de tener VIH. Los resultados son generalmente devueltos dentro de un par de días.

Cualquier resultado positivo, llamado positivo preliminar, requeriría una segunda prueba de confirmación para garantizar que el diagnóstico sea correcto. La única excepción es el NAT, que requiere confirmación.

Exactitud de prueba

Las pruebas de VIH son muy precisas si se usan correctamente. Sin embargo, algunos métodos de prueba son más confiables que otros . La recolección o almacenamiento incorrecto de la muestra también puede socavar la precisión de una prueba.

En general, las pruebas en el punto de atención son más precisas que las realizadas en el hogar (debido en parte al error del usuario en el hogar), mientras que las pruebas de sangre tienden a ser más precisas que las pruebas de saliva o de orina sangre).

Las clínicas en los Estados Unidos informan una tasa de precisión de 98.5 por ciento cuando se usa una prueba de anticuerpos y una tasa de precisión de 99.9 por ciento cuando se combina con una prueba de confirmación. Esto se traduce en un resultado falso positivo por cada 250,000 pruebas. Pruebas de nueva generación prometen resultados aún mejores.

Las pruebas en el hogar son mucho menos sensibles que las pruebas en el punto de atención y pueden tener hasta un falso negativo por cada 12 pruebas, lo que significa que la persona tiene una infección por el VIH pero la prueba no la detecta.

Ciertas enfermedades también pueden desencadenar un resultado falso positivo de la prueba, lo que significa que la prueba muestra un resultado positivo para el VIH mientras la persona no está realmente infectada. Las enfermedades que pueden desencadenar un falso positivo incluyen la sífilis, el lupus y la enfermedad de Lyme. Las pruebas de confirmación casi siempre eliminan estos hallazgos incorrectos.

Riesgos y contraindicaciones

No hay contraindicaciones para la prueba del VIH y existen pocos riesgos. Si se requiere una extracción de sangre, puede experimentar dolor, hinchazón y moretones en el lugar de la inyección. Mareos e infecciones también son posibles.

Si le temen a las agujas o le da sangre la sangre, avise a la enfermera o al flebotomista con anticipación. Otras opciones de prueba pueden estar disponibles. Además, si tiene hemofilia o toma anticoagulantes, se puede usar una aguja de mariposa del tamaño de un niño para reducir el riesgo de sangrado.

Antes de la prueba

La prueba de VIH no requiere otra preparación que no sea su disposición para tomar la prueba. Dicho esto, el VIH sigue siendo una enfermedadaltamente estigmatizada , y las personas a menudo evitan las pruebas de VIH por temor a la divulgación.

Si le preocupa su privacidad, busque una clínica que ofrezca pruebas confidenciales (en las que su nombre se comparte solo con su proveedor de salud, su compañía de seguros y una agencia de informes del gobierno) o pruebas anónimas (donde su nombre se comparte sin uno).

Sincronización

El tiempo es una parte importante de la prueba del VIH. Si ha sido infectado con el VIH, habrá un período de tiempo, llamado período de ventana , cuando la prueba no puede ofrecer un resultado preciso. 

Debido a que las pruebas del VIH generalmente detectan anticuerpos y / o antígenos, debe esperar hasta que su cuerpo haya producido suficientes de estos para obtener un resultado positivo. Si realiza la prueba demasiado pronto, obtendrá una lectura falsa negativa. Incluso con el NAT, debe esperar hasta que el virus se haya replicado a niveles detectables.

El período de la ventana puede variar según la prueba utilizada y varía desde 55 días para una prueba a domicilio hasta siete a 14 días para una NAT.

Debido a que los niveles detectables pueden variar según la persona, la mayoría de las clínicas le recomendarán que espere a hacerse la prueba del VIH después de una posible exposición:

  • Tres semanas antes de obtener un NAT
  • Un mes antes de hacerse una prueba de VIH Ag / Ab combinada
  • Tres meses antes de hacerse cualquiera de las otras pruebas de VIH.

El procedimiento en sí incluye tres pasos: asesoramiento previo al examen, el examen de VIH y asesoramiento posterior al examen. Dependiendo de la prueba que se realice, el proceso puede tomar de 30 minutos a 45 minutos. Los centros de atención pueden tardar mucho más.

Ubicación

Las pruebas de VIH están disponibles en muchos centros médicos y de salud pública. Estos incluyen hospitales, clínicas, farmacias minoristas, organizaciones comunitarias de VIH, clínicas prenatales y de planificación familiar, centros de acogida para jóvenes, centros de pruebas móviles y centros de tratamiento de drogas y alcohol.

Para encontrar un sitio de prueba cerca de usted, use el localizador en líneaofrecido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Muchos de los sitios ofrecen pruebas sin cita previa. Otros requieren una cita.

Comida y bebida

No hay restricciones de alimentos o bebidas para una prueba de VIH. Sin embargo, si está utilizando una prueba oral en casa, evite cepillarse los dientes o enjuagar los ojos 30 minutos antes, ya que esto puede afectar los resultados.

Que traer

Incluso si se está realizando una prueba anónima, la instalación puede requerir una identificación emitida por el gobierno para confirmar su residencia. Llame con anticipación para más detalles. También debe verificar si aceptan su seguro, si tiene un plan. Si es así, traiga su tarjeta de seguro.

También puede considerar llevar a alguien con usted si no está seguro de cómo podría reaccionar ante un diagnóstico positivo de VIH. Tener apoyo puede ser muy importante.

Costo y seguro de salud

El costo de una prueba de VIH puede oscilar entre $ 20 y $ 40 para una prueba no reactiva (negativa) y de $ 90 a $ 150 para una prueba reactiva (positiva) confirmada. La mayoría de los planes de seguro, incluidos Medicare y Medicaid, cubrirán el costo en su totalidad como parte de los beneficios de salud esenciales de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio .

Por el contrario, una prueba de VIH en el hogar puede costar entre $ 25 y $ 50, mientras que las versiones enviadas por correo pueden variar entre $ 50 y $ 90. Es importante tener en cuenta que, si bien las pruebas en los puntos de atención generalmente están cubiertas por el seguro, es posible que los kits de prueba en el hogar no lo estén. Consulte con su proveedor de seguros para comprender mejor sus beneficios al respecto.

Si no tiene seguro, puede encontrar sitios de prueba de bajo costo o gratuitos a través del localizador GetTested ofrecido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Leyes de divulgación del VIH

Independientemente de si su prueba de VIH es anónima o confidencial, cualquier resultado positivo de la prueba se comunicará a su departamento de salud local, quien a su vez divulgará la información, sin su nombre, a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta . La información no se comparte con ninguna otra agencia gubernamental.

También se puede compartir un resultado positivo con su compañía de seguros y el médico que lo recomendó para la prueba. No se puede compartir con ningún otro médico o agencia sin su consentimiento expreso por escrito conforme a la Ley de Responsabilidad de la Portabilidad del Seguro Médico (HIPAA) de 1996.

Muchos estados y algunas ciudades tienen leyes de notificación a los socios , lo que significa que su proveedor de salud puede estar legalmente obligado a decirle a su pareja con respecto al sexo o al compartir agujas si tiene un resultado positivo para el VIH. Su nombre o información personal no se comparte en la divulgación.

Si está casado y tiene un resultado positivo para el VIH, tenga en cuenta que los departamentos de salud financiados por el Programa de VIH / SIDA Ryan White del gobierno federal deben mostrar los esfuerzos de “buena fe” para notificar el resultado a las parejas casadas. La implementación de este requisito varía significativamente.

Otras Consideraciones

Es un error pensar que no hay nada que pueda hacer si ha estado expuesto recientemente al VIH. Si ha tenido relaciones sexuales sin un condón, ha compartido agujas o tiene alguna otra forma de exposición de alto riesgo , es posible que pueda evitar la infección iniciando la profilaxis post-exposición (PEP) del VIH dentro de las 48 horas.

La PEP implica un curso de 28 días de dos o tres medicamentos antirretrovirales, dependiendo de la gravedad de su exposición. Utilizada por trabajadores de la salud y en casos de violación, la estrategia puede reducir su riesgo de infección hasta en un 79 por ciento.Profilaxis post-exposición al VIH

Durante el examen

El día de la prueba, después de registrar y confirmar la información de su seguro, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento que reconoce que los resultados de su prueba pueden compartirse con las agencias e individuos relevantes según lo indique la HIPAA. Hable con la administración de la oficina si no entiende alguna parte del formulario de consentimiento.

Muchos sitios también le pedirán que complete un cuestionario para obtener información de antecedentes sobre usted, incluida su etnia, orientación sexual, actividad sexual y consumo de sustancias, y si ha tenido una prueba de VIH anteriormente. Parte de la información se utilizará para fines de informe confidencial; Algunos para ayudar con el asesoramiento.

Pre-Test

El asesoramiento previo a la prueba se realiza en una sala privada con un profesional de la salud calificado. Durante la consejería, se le puede preguntar sobre la exposición reciente, si hubo alguna, así como sus prácticas sexuales o recreativas de drogas. Las preguntas no están destinadas a juzgarte o avergonzarte; más bien, ayudan al consejero a comprender mejor su riesgo personal de infección.

El consejero luego explicará qué son el VIH y el SIDA , cómo se realiza la prueba, qué es un período de ventana y qué significa un resultado positivo y negativo. Si se determina que está realizando la prueba demasiado pronto, el consejero puede solicitarle que regrese cuando es más probable que la prueba sea precisa.

Siéntase libre de hacer cualquier pregunta que necesite. No hay tal cosa como una mala pregunta.

A lo largo de la prueba

El procedimiento de prueba en una clínica puede variar en función de si está tomando una prueba rápida de sangre u oral para el VIH, o una prueba de sangre o saliva con anticuerpos contra el VIH. (La prueba de orina, aunque aprobada, rara vez se usa en un entorno clínico, en parte porque es menos precisa que cualquiera de las otras pruebas).

Un rápido análisis de sangre para el VIH se realiza de la siguiente manera:

  1. Su dedo se limpia con un paño antiséptico.
  2. Usando una herramienta de resorte llamada lanceta, el profesional de la salud le pincha el dedo para extraer una gota de sangre.
  3. La sangre se extrae en un pequeño tubo de vidrio llamado pipeta, que luego se coloca en un reactivo llamado tampón.
  4. El tampón y otros dos productos químicos (un agente agonizante y una solución de limpieza) se vierten en un pozo de plástico llamado membrana.
  5. Después de 15 a 20 minutos, se comprueba la membrana. Si la membrana tiene un punto en la parte inferior, la prueba no es reactiva (negativa). Si la membrana tiene dos puntos, la prueba es reactiva (positivo preliminar).
  6. Luego se realiza un análisis de sangre confirmatorio; Los resultados están disponibles unos días después.

Una prueba oral rápida de VIH se realiza de la siguiente manera:

  1. Se pasa un hisopo oral llamado varita entre los dientes y la encía superior e inferior. La varita no debe pasar más de una vez.
  2. La varita se coloca en una solución tampón durante 20 minutos.
  3. La varita tiene una ventana de resultados similar a la de una prueba de embarazo en el hogar. Si la ventana en el asa tiene una línea, la prueba no es reactiva (negativa). Si la ventana tiene dos líneas, la prueba es reactiva (positivo preliminar).
  4. Luego se realiza un análisis de sangre confirmatorio. Obtendrá sus resultados el mismo día que tome la prueba.

Nota: Si usó un kit para el hogar, la línea de ayuda de asistencia gratuita que se encuentra en las instrucciones de la prueba se lo recomendará.

Un análisis de sangre de anticuerpos contra el VIH se realiza de la siguiente manera:

  1. Se coloca una banda elástica en la parte superior del brazo para hacer que la vena se hinche.
  2. La piel alrededor del sitio de inyección planificada se limpia con un hisopo antiséptico.
  3. Un dispositivo con forma de ala llamada aguja de mariposa se inserta en la vena. Esta aguja, que está conectada a un catéter estrecho, es menos propensa a agitarse mientras se extrae sangre de otros tipos.
  4. Entre 1 y 4 mililitros (mL) de sangre se extraen en un tubo de ensayo sellado al vacío llamado vacutainer.
  5. Luego se retira la aguja y se venda el brazo.
  6. El tubo se envía a un laboratorio. Si la muestra es reactiva (positivo preliminar), el laboratorio ejecuta de inmediato una prueba de confirmación con la misma muestra de sangre.
  7. Se le informará de sus resultados en una semana o dos.

Una prueba de saliva ELISA para VIH se realiza de la siguiente manera:

  1. Se coloca un hisopo oral llamado varita entre la mejilla y la encía durante dos a cinco minutos.
  2. La varita se coloca en una solución tampón.
  3. El mango de la varita se quita.
  4. La solución tampón se sella y se envía al laboratorio.
  5. Si la muestra es reactiva (positivo preliminar), el laboratorio ejecuta de inmediato una prueba de confirmación con la misma muestra.
  6. Usted regresa para los resultados de su prueba en una semana o dos.

Despues de la prueba

Some people will tell you that the hardest part of an HIV test is not taking the test but waiting for the results. This is especially true if you have a preliminary positive result and have to wait several days or more for the final results.

The wait can often be agonizing; so much so, in fact, that as many as one in 15 people will not return for their results, according to a study published in the International Journal of STDs and AIDS.

There are several things you can do to remain composed during the wait:

  • Surround yourself with friends and family who support you.
  • Take things one step a time. Do not spend hours scanning the web for all of the “what ifs.”
  • Exercise to help elevate your mood and fight depression.
  • Avoid alcohol, recreational drugs, or even caffeine to remain calm and present.
  • If worry begins to consume you, remind yourself that there is effective treatment and ways to pay for it, whatever your income.

If you are unable to cope and don’t have someone to talk to, call the 24-hour, toll-free HIV hotline in your state for a referral to a qualified counselor in your area.

Interpreting the Results

The time it takes to get your results can vary. Many states mandate that the test results be delivered only in person. While some states will allow doctors to deliver negative results over the phone, the practice is frowned upon by most health professionals given that it doesn’t allow for adequate post-test counseling and poses the potential of a breach of confidentiality that you’ve been tested (something you may not want shared). HIV test results are not sent by mail.

Test results are interpreted as follows:

  • If the preliminary test is non-reactive, you are HIV-negative, meaning that you have either not been infected or have tested too soon. While you won’t require further testing (unless the timing of your test was not optimal), you will be advised on ways to reduce your future risk and whether routine testing is needed if you are at high risk of infection.
  • If the preliminary test is reactive, the result is considered a preliminary positive. To confirm the result, the lab will use a more sophisticated test called the HIV differentiate assay and possibly the NAT. If the confirmatory tests are both non-reactive, you can be assured with a high level of confidence that you are HIV-negative.
  • If your preliminary and confirmatory tests are both reactive, you are HIV-positive, meaning that you have been infected with HIV. Post-test counseling will be focused on both your emotional and medical needs.

Post-test counseling is always performed, no matter your test results. The aim of the counseling is two-fold: to help you understand what the results mean and to provide you the “what’s next” information you need to stay safe and healthy.

A positive HIV test result may be shared with the CDC, your insurance company, or your doctor, or certain individuals in accordance with the rules you agreed to before your test. If your confidentiality is breached, you can file a complaint with the Department of Health and Human Service and seek legal damages as afforded under the laws of your state.

Follow-Up

Upon receiving an HIV-positive diagnosis, you will be advised that there are treatment options and support systems to link you to medical care. You may also be referred to a care navigator who can assist you with referrals and any financial, emotional, family, legal, or drug treatment services you need.

If you feel overwhelmed, you can request to discuss these things on another day or use the time to ask as many questions as you need. Coming to terms with an HIV diagnosis is a process. Don’t feel rushed.

 

However, if you are ready to proceed and the test was performed in a clinic or hospital, you may be asked to undergo additional tests called a CD4 countand HIV viral load. The CD4 count measures the number of immune cells (called CD4 T-cells) in your blood and helps establish how strong your immune system is. The viral load uses a similar technology to the NAT and counts how many viruses there are in a microliter (µL) of blood.

Both of these tests help establish your baseline status before treatment and will be routinely repeated to assess your response to therapy.

HIV treatment should ideally be started at the time of diagnosis. Genetic tests may be used to identify which drugs work best for you. The drug therapy itself typically involves a once-daily dose and, if taken as prescribed, can ensure a normal quality of life and a near-normal life expectancy.

You will have ongoing medical evaluations to monitor your condition for the rest of your life, the schedule for which will be determined by your doctor.

A positive HIV diagnosis does not mean the same thing that it used to. Advances in HIV therapy are such that you can now live a long and healthy life and may never be faced with the prospect of a serious HIV-related illness or AIDS.

A Word From Disciplied

Receiving an HIV diagnosis can be a life-altering event, and there is often no way to know how you will react to the news. Whatever your response, accept that it is normal. Some people might even feel a sense of relief from no longer having to wonder about their status. By knowing your HIV status, you can make an informed choice on how to protect others from infection and yourself from reinfection.

This to not suggest that living with HIV is without its challenges. If you are having trouble coping, consider joining a support group or seeking one-on-one counseling from a qualified therapist.

On the other hand, if you are experiencing extreme depression or anxiety, ask for a referral to a psychiatrist who may be able to offer medications and therapy to help you better cope.  Was this page helpful?Article Sources