Una descripción general de la disdiadococinesia en la esclerosis múltiple

La disdiadococinesia (DDK), una constelación de síntomas en personas con esclerosis múltiple (EM) , se refiere a la incapacidad de realizar movimientos rápidos y alternos, como voltear la mano de atrás hacia adelante sobre una superficie plana o atornillar una bombilla. El DDK también puede causar problemas con el equilibrio, la marcha, los movimientos oculares y el habla.

Los síntomas

El DDK generalmente afecta los músculos de los brazos, las manos, las piernas y los pies, así como los músculos de la laringe que controlan el habla. Los síntomas de disdiadococinesia encajan dentro de una categoría de problemas neurológicos conocidos como ataxia e incluyen:

  • Problemas con el equilibrio y la marcha, incluida la lentitud, o movimientos incómodos o rígidos
  • Mala coordinación de los brazos, manos o piernas.
  • Habla inarticulada o incomprensible, y dificultades para tragar.
  • Dificultad para detener un movimiento y comenzar otro en la dirección opuesta
  • Temblores, debilidad, espasticidad, incapacidad para mover los ojos y pérdida de sensibilidad en las manos y los pies.

Otro signo neurológico que puede aparecer en las personas con EM se llama dismetría , que se refiere a la incapacidad de una persona para juzgar la distancia.¿Qué es la ataxia?

Causas

Se cree que la disdiadococinesia es causada por lesiones de EM en el cerebelo, una parte del cerebro que controla los movimientos musculares voluntarios, la postura y el equilibrio. El daño a las fibras en el sistema nervioso central puede causar hipotonía o debilidad muscular, que puede contribuir al problema.

La disdiadococinesia también está asociada con una mutación genética que afecta a los neurotransmisores, los químicos que comunican información a través de nuestro cerebro y cuerpo.

Diagnóstico

Normalmente, un neurólogo realizará pruebas que conducen a un diagnóstico de disdiadococinesia. Estas pruebas incluyen:

  • Hacer que el paciente mueva alternativamente cada mano del lado de la palma hacia el lado de la palma hacia abajo lo más rápido posible en una superficie estable como una mesa
  • Pedirle al paciente que demuestre el movimiento de girar una perilla o atornillar una bombilla
  • Una evaluación punto a punto del movimiento, en la que se le pide al paciente que se toque la nariz, y luego, utilizando el mismo dedo y lo más rápido posible, toque el dedo extendido de la persona que realiza la prueba.
  • Prueba de la espinilla en el talón: el paciente coloca un talón en una espinilla justo debajo de la rodilla y luego desliza el talón por la espinilla hasta el pie.
  • Prueba de Romberg: se le pide al paciente que se quede quieto con los talones juntos y los ojos cerrados.
  • Prueba de marcha: se le pide al paciente que camine normalmente y luego camine de talón a dedo.

Una persona con disdiadococinesia no podrá realizar las pruebas anteriores de manera correcta y coordinada. Sus movimientos pueden ser más lentos, inusuales o torpes.

Tratamiento

El tratamiento de la disdiadococinesia y la ataxia cerebelosa, en general, es un desafío, y no hay estrategias específicas que estén respaldadas científicamente en este momento.

A veces, los medicamentos utilizados para tratar el temblor, como Neurontin (gabapentin) y Topamax (topiramate) se usan para tratar la ataxia, y en ocasiones, se puede considerar la cirugía.

Un estudio de 2014 en el Journal of Neurology  encontró que la fisioterapia y la terapia ocupacional pueden proporcionar algún beneficio. El entrenamiento de fuerza, los ejercicios de equilibrio, la caminata en cinta rodante y los ejercicios para mejorar la fuerza central pueden ser útiles; La terapia del habla también puede ser necesaria.

Aprender estrategias para prevenir caídas y modificar el hogar (por ejemplo, instalar barras de agarre, quitar alfombras sueltas y colocar tapetes antideslizantes) puede mantener a alguien seguro si continúa luchando contra los síntomas del DDK.