Viviendo Con Herpes

Hay algunas conversaciones que cambian tu vida. Si un médico alguna vez le diagnosticó herpes genital , puede recordar esa discusión como uno de ellos. El herpes genital es un diagnóstico aterrador para muchas personas. La sociedad a menudo transmite el mensaje de que las personas con herpes están sucias o tienen algún defecto . No es verdad. Muchas personas viven con herpes. Afecta a muchas más personas de las que cabría esperar, especialmente dada la forma en que se habla en los medios. El hecho de que alguien tenga herpes no dice nada sobre ellos, aparte de que fueron expuestos a un virus. 

El herpes genital afecta aproximadamente a uno de cada ocho estadounidenses. Vivir con herpes no siempre es fácil. Tampoco es tan horrible como mucha gente piensa que será. No siempre estarás incómodo o con dolor. Aún podrás salir, enamorarte y tener relaciones sexuales. El herpes es una enfermedad como cualquier otra. No es una maldición, un juicio, o el fin del mundo.Puede ser deprimente saber que tiene herpes, pero se vuelve más fácil

¡Me han diagnosticado herpes genital! ¿Qué hago ahora?

Lo primero que debe hacer después de recibir un diagnóstico de herpes genital es sentarse y respirar. Tienes tiempo para aprender a vivir con el herpes. Investiga un poco y aprende todo lo que puedas sobre la enfermedad. Probablemente te diagnosticaron porque experimentaste un brote. Puede haber sido aterrador y doloroso, pero no se asuste.

Dado que ha tenido un brote, probablemente tendrá varios más durante el próximo año. Sin embargo, con el tiempo, sus brotes probablemente serán menos frecuentes. Incluso puede dejar de tener síntomas porcompleto.

Hay medicamentos y otros tratamientos que pueden ayudar:

  • aliviar sus síntomas
  • reducir la frecuencia de los brotes
  • Haz que sea menos probable que transmitas el virus a otra persona.

Las cosas son ligeramente diferentes si le diagnosticaron herpes genital a través de un análisis de sangre porque su pareja sexual actual o anterior le dijo que podría haber estado expuesto al virus. Es posible que nunca tengas un brote notable . La gran mayoría de las personas con herpes genital tienen infecciones asintomáticas . Si no tuvo un brote sintomático dentro de un mes después de la infección inicial, es posible que nunca experimente síntomas genitales. Sin embargo, eso no significa que pueda ignorar su infección. El herpes genital se puede transmitir incluso en ausencia de síntomas. Eso es algo que ya sabes. De hecho, probablemente fue cómo te infectaste con la enfermedad.

¡Nunca hablaré a la persona que me infectó otra vez!

Cuando se le diagnostica el herpes genital por primera vez, es posible que desee encontrar a alguien a quien culpar. Intenta no. La mayoría de las personas con herpes no tienen síntomas. Por lo tanto, es posible que su pareja no haya sabido que lo estaba poniendo en riesgo. Sin embargo, si está en una relación con una persona que sabía que estaba infectada con el virus del herpes y le mintió al respecto, esa es una historia diferente. Es posible que desee considerar si son o no alguien en quien puede confiar. 

Sin embargo, antes de juzgar a sus compañeros, evalúe sus propias acciones. ¿Fuiste responsable de las pruebas de ETS ? ¿Siempre practicabas sexo seguro cuando era apropiado? ¿Dio a conocer algún problema de salud sexual antes de tener relaciones sexuales con cada nueva pareja y le preguntó sobre su propia historia? No importa lo tentador que sea comenzar a echarle la culpa, usted puede decidir que es injusto imponer a otros estándares que no puede defenderse.

Muchas personas no revelan infecciones por herpes, no porque no quieran. No revelan porque están avergonzados o avergonzados. Eso puede hacer que sea muy difícil hablar sobre el herpes cuando salgo con alguien nuevo. Desafortunadamente, generalmente solo se vuelve más difícil con el tiempo. Cuando han esperado hasta más tarde en una relación, muchas personas comienzan a preguntarse: “¿Me culparán por no hablar antes de mi infección de herpes?” Eso puede llevar a un ciclo de dudas y dificultades para plantearlo. 

¿Qué debo decirle a mi pareja?

Decirle a tu pareja que tienes herpes genital puede ser una de las cosas más difíciles de vivir con herpes. Ya sea que hayas estado juntos durante años o recién estés comenzando, la conversación será difícil. Aún así, es uno que necesitas tener. Comience por sentirse cómodo con la información usted mismo. Sepa cómo se transmite el herpes y cómo puede reducir el riesgo de contagiarlo a su pareja. Si han estado juntos por un tiempo, recomiende a su pareja que se haga la prueba del virus. Si está comenzando una nueva relación, la prueba sigue siendo una buena idea.

Debido a que los condones no son 100 por ciento de protección contra el herpes, siempre existe la posibilidad de que usted transmita la enfermedad a sus parejas sexuales.

Consistently using male or female condoms and other barriers for all sexual contact, including oral, anal, vaginal, and manual sex will greatly reduce the risk of transmission.

So will taking suppressive therapy. These medications lower the amount of virus in your system. However, both you and your partner should remember that you can transmit the virus even if you don’t have any symptoms.

Will I Ever Have Sex Again?

Herpes doesn’t need to be the end of your sex life. Safe-sex techniques are not 100 percent effective. However, consistently using condoms and other barriers, and avoiding sex during outbreaks, will greatly reduce the likelihood that you will infect your partner. You should also avoid sex when you feel itching or tingling under your skin or other symptoms that suggest the herpes sores are soon going to appear. When you have these symptoms before an outbreak, it is known as the prodromal period.

Dating with herpes can be stressful. It may be more difficult to find new partners. But when you are open and honest about your infection status, there will continue to be people who want you enough to take the risk. There are also dating services specifically for individuals who have been diagnosed with herpes and other STDs. Remember, one in six adults is infected with the herpes virus. Herpes dating, and finding someone to love, may not be nearly as difficult as you think. However, even if you have both been diagnosed with genital herpes, it is still wise to practice safer sex.

Esto también es válido para el sexo oral, ya que el herpes se puede transmitir a través del sexo oral. Las úlceras bucales , que son herpes oral, se pueden transmitir a los genitales y viceversa. Además, tener herpes oral no lo protege de contraer herpes genital. De hecho, el herpes oral es incluso más contagioso que su contraparte.

¿Qué más tengo que preocuparme?

Vivir con herpes tiene algunos otros efectos en su salud.

Las personas con herpes tienen un mayor riesgo de contraer el VIH y tienen un mayor riesgo de transmitir el VIH, y esa es otra razón para usar la protección de barrera.

Aún así, el herpes no es una enfermedad que afectará la mayoría de las áreas de su vida. Fuera de la sexualidad, el aspecto principal de su vida con el que el herpes puede causar problemas es la maternidad . Las infecciones por herpes pueden ser extremadamente peligrosas para los bebés . Por lo tanto, las mujeres con herpes deben hablar con sus obstetras sobre cómo minimizar el riesgo para sus futuros hijos. El mayor riesgo de transmisión al bebé ocurre en mujeres que se infectan con el virus del herpes durante el embarazo. Por lo tanto, las personas deben tener especial cuidado con las nuevas parejas sexuales durante este tiempo.Cómo el herpes afecta el embarazo

¿Con quién puedo hablar?

Hay grupos de apoyo para personas con herpes en muchas ciudades. También hay grupos de apoyo en línea en varios sitios web. Hablar con la gente acerca de vivir con herpes puede ser una excelente manera de hacerlo más fácil … para ambos.

 

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.