Yoga para el Síndrome de Fatiga Crónica

Lo que nos dice la investigación

El ejercicio es una de las cosas más difíciles de enfrentar cuando tiene el síndrome de fatiga crónica ( EM / SFC ). Un síntoma primario es el malestar post-esfuerzo , que es una reacción anormal y extrema a pequeñas cantidades de ejercicio. Los síntomas pueden ser graves e incluyen un aumento masivo de fatiga, dolor, disfunción cognitiva , síntomas similares a la gripe y más.

Para algunas personas, se necesita una cantidad increíblemente pequeña de esfuerzo para desencadenar el malestar post-esfuerzo. Es posible que las personas más enfermas no puedan sentarse en la cama por mucho tiempo. Algunas personas pueden caminar algunas cuadras. Sin embargo, otros pueden ser capaces de tolerar significativamente más actividad. Es importante que cada persona con esta enfermedad comprenda y se adhiera a sus límites.

Al mismo tiempo, sabemos que no hacer ejercicio causa su propio conjunto de problemas, desde rigidez y dolor en las articulaciones hasta mayor riesgo de ataque cardíaco.

Los beneficios del yoga, en general, incluyen aflojar los músculos, las articulaciones y los tejidos conectivos, y mejorar la fuerza y ​​el equilibrio. Pero, ¿es adecuado para EM / SFC, con malestar post-esfuerzo además de otros síntomas problemáticos como mareos y dolor muscular? No tenemos mucha investigación sobre el yoga para EM / SFC, pero lo que sí tenemos sugiere que podría ser, al menos en algunos casos, y cuando se hace de cierta manera.

Tenga en cuenta que la investigación es extremadamente limitada y que ningún tratamiento es adecuado para todos. Siempre consulte con su médico para asegurarse de que cualquier régimen de ejercicio que intente sea seguro para usted. También es esencial que preste atención a las señales que su cuerpo le da y adapte su nivel de actividad de manera adecuada.

Si bien tenemos muy poca investigación, la buena noticia es que parece ser un comienzo positivo.

Yoga: Consideraciones especiales para ME / CFS

En una sesión de yoga típica, la gente hace posturas en múltiples posiciones: sentado, de pie, acostado. Algunas posturas empujan los límites del equilibrio y la fuerza. Algunas formas de yoga incluyen mucho movimiento y proporcionan un entrenamiento cardiovascular.

Cualquiera que sepa mucho sobre EM / SFC puede ver problemas potenciales allí, más allá del hecho de que requiere energía:

  • La intolerancia ortostática (OI), que causa mareos al levantarse por primera vez, puede hacer que sea peligroso hacer poses en las que es difícil mantener el equilibrio;
  • OI también puede hacer que sea una mala idea pasar de estar sentado a estar de pie durante una sesión;
  • Si su enfermedad ha conducido a un descondicionamiento, lo que hace con frecuencia, puede hacer que sea difícil bajar al piso y volver a levantarse;
  • Cuanta más energía se gasta y la posición cambiante entre las posturas, más probabilidades hay de que desencadene el malestar post-esfuerzo;
  • Las instrucciones complicadas pueden ser difíciles de seguir debido a una disfunción cognitiva;
  • La disfunción cognitiva puede hacer que sea difícil recordar una rutina o la forma correcta de hacer una pose.

Todo esto significa que un régimen de yoga para personas con esta enfermedad tendría que adaptarse específicamente a la condición. Debido a que cada caso de EM / SFC es único, con síntomas y severidades que varían ampliamente, tendría que adaptarse más a la persona.

En el siguiente estudio, los investigadores tomaron todo esto en cuenta.

Estudio: Yoga isométrico para ME / CFS

En un estudio publicado en 2014 (Oka), los investigadores japoneses se propusieron ver si el yoga ayudaría a las personas con EM / SFC que eran resistentes a los tratamientos convencionales. Primero, tenían que diseñar una rutina de yoga que funcionara para alguien con la afección.

Después de consultar con expertos en yoga, se decidieron por el yoga isométrico, que se realiza en una posición estacionaria y principalmente implica la flexión de los músculos mientras se mantiene una posición. Dicen que un beneficio del yoga isométrico era que los participantes podían flexionarse más o menos dependiendo de sus habilidades individuales.

Los investigadores también querían que el régimen lo ayudara a contrarrestar el desacondicionamiento mientras lo mantiene simple y fácil de seguir.

El programa de yoga que diseñaron incluía seis posturas que se hicieron todas mientras estaban sentadas en una silla . Los pacientes se reunieron personalmente con un instructor experimentado. La música, que se usa comúnmente en las sesiones de yoga, no estaba permitida debido a la posibilidad de sensibilidad al ruido . El programa de 20 minutos se modificó de forma individual, por ejemplo, saltándose una postura que causó dolor o haciendo menos repeticiones debido a una fatiga más severa.

Los estudios de ejercicio en poblaciones enfermas pueden ser problemáticos, especialmente cuando la intolerancia al ejercicio es una parte importante de la enfermedad en cuestión. Eso significaba que los participantes del estudio debían ser seleccionados cuidadosamente.

Los sujetos se seleccionaron según los criterios diagnósticos de Fukuda , y luego se redujeron aún más a aquellos que no habían respondido bien a los tratamientos convencionales. Para asegurarse de que podían participar en el estudio, tenían que poder sentarse durante al menos 30 minutos, visitar el centro médico cada pocas semanas y completar el cuestionario sin ayuda. Además, tenían que estar lo suficientemente cansados ​​como para faltar a la escuela o al trabajo varios días al mes, pero no lo suficiente como para necesitar ayuda con las actividades básicas de la vida diaria. Eso significa que estos resultados pueden no aplicarse a casos más severos.

This was a small study, involving 30 subjects with ME/CFS, 15 of whom did yoga and 15 of whom were given conventional treatments. After the first session, two people said they felt tired. One reported being dizzy. However, these things were not reported after subsequent sessions and none of the participants withdrew.

Researchers say yoga appeared to significantly reduce fatigue. Also, many participants reported feeling warmer and lighter after yoga sessions.

In the end, what we know is that this particular approach to yoga helps people with ME/CFS who are not among the most severely ill. That might not seem like a lot, but it’s a start. We can hope that more researchers use this yoga protocol or something similar to replicate the study. If this is a regimen that can improve symptoms without triggering post-exertional malaise, it could be extremely valuable.

Case Study: Yoga & Related Lifestyle Changes

In 2015, the two-year follow-up to a case study (Yadav) was published that had promising information about yoga and related practices for ME/CFS.

The subject was a 30-year-old man with what researchers describe as “compromised quality of life and altered personality.” The intervention program consisted of:

  • Yoga postures,
  • Breathing exercises,
  • Meditation,
  • Group discussions,
  • Individual advice on stress management,
  • Dietary changes,
  • Additional physical activity.

He attended six sessions. Two years later, these lifestyle changes appeared to have made considerable improvement in his personality, well-being, anxiety, and illness profile.

So what does this tell us? It worked for one man, but that doesn’t mean it would work for everyone. Also, we don’t know how much yoga, or any other single element, contributed to his overall improvement. Still, it’s often cases like this that lead to further research.

And that sums up the research to date.

Other Yoga Research: What Does it Mean for ME/CFS?

Research on yoga for other conditions shows that it may lessen fatigue, but we don’t know if that applies to the unique fatigue states of ME/CFS.

Tenemos más investigaciones sobre el yoga para la fibromialgia , que es extremadamente similar a la EM / SFC. Por ejemplo, un estudio (Carson) sugiere que el yoga puede aumentar el cortisol, la hormona del estrés, en personas con fibromialgia. Tanto la fibromialgia como el EM / SFC a menudo presentan una función anormal del cortisol.

Otro estudio (Mithra) mostró una mejoría de los síntomas físicos y psicológicos en la fibromialgia, así como varias otras afecciones neurológicas, que incluyen esclerosis múltiple , enfermedad de Alzheimer , epilepsia y accidente cerebrovascular . Se cree que el EM / SFC es, al menos en parte, neurológico.

Sin embargo, es imposible saber si los resultados serían los mismos para ME / CFS. Aún no sabemos lo suficiente sobre la fisiología común entre la fibromialgia y la EM / SFC y los síntomas específicos que causa decir que lo que es bueno para uno es bueno para el otro.

Más allá de eso, tenemos que confiar en la evidencia anecdótica, que siempre es una bolsa mixta cuando se trata de actividad física y EM / SFC. Algunos (pero no todos) los médicos recomiendan el yoga y algunas personas (pero no todas) reportan el éxito con él.

Al final, depende de usted (con la orientación de su equipo de atención médica) determinar si el yoga es algo que debe probar.

Empezando con Yoga

Tienes muchas opciones cuando se trata de hacer yoga. Puedes tomar una clase o encontrar un instructor personal, pero esa no es una buena opción para muchos: el esfuerzo para llegar allí puede ser demasiado. Sin embargo, también puede comprar un video o encontrar videos gratuitos en línea o diseñar su propia rutina. Si eres nuevo en el yoga , puede ser una mejor idea tener una clase o un video para que puedas beneficiarte del conocimiento del instructor.

No importa dónde lo estés haciendo, lo mejor es proceder muy lentamente. Es posible que desee comenzar con una sola pose o dos al día. Sigue los pasos de la investigación japonesa que se discutió anteriormente y observa si esas posturas te funcionan. Luego, si está seguro de que no lo hace sentir peor, puede comenzar a aumentar su tiempo de yoga.

En lugar de prolongar las sesiones, puede intentar agregar una segunda sesión a su día. Al trabajar en ráfagas cortas con largos períodos de descanso en el medio, es posible que pueda hacer más sin desencadenar el malestar post-esfuerzo.

Puedes encontrar mi rutina personal de yoga aquí:

Bone Marrow Transplantation at | 832-533-3765 | [email protected] | Website

I am Dr. Christopher Loynes and I specialize in Bone Marrow Transplantation, Hematologic Neoplasms, and Leukemia. I graduated from the American University of Beirut, Beirut. I work at New York Bone Marrow Transplantation
Hospital and Hematologic Neoplasms. I am also the Faculty of Medicine at the American University of New York.